You are here: Home > Viajando > VEJER DE LA FRONTERA, PUEBLO BLANCO GADITANO. ARTE, HISTORIA Y NATURALEZA. Por Rosana Saburo

VEJER DE LA FRONTERA, PUEBLO BLANCO GADITANO. ARTE, HISTORIA Y NATURALEZA. Por Rosana Saburo

Con este artículo despido tierras gaditanas, hasta la próxima ocasión en que vuelva a recorrer esta gran provincia que es Cádiz.

Aunque fue un día cerrado, nos acompañó la lluvia, Vejer de la Frontera nos mostró todos sus encantos.

La subida hacia el pueblo es suave, agradable, en pocos minutos te encuentras en el centro de Vejer; Las primeras murallas, en buen estado, sobresalen entre el blanco de  la cal, nos dan una pista de la importancia histórica de esta localidad.

Caminar por las calles estrechas de Vejer es perderte entre el color blanco de las casas, finos arcos de ladrillo, pequeñas piedras gastadas de tantas pisadas, con macetas y flores coloreando la vista; Sensaciones como si estuvieras en otra época.

En el barrio de la judería vemos una silueta, es la estatua de La Cobijada, mujer vejeriega con traje típico que cubre totalmente excepto el ojo derecho, actualmente es un vestido recuperado para actos festivos y populares.

Cuánto tiene que decirnos esta figura de mujer, es el resumen de tantas épocas históricas.

Vejer se alza lo suficiente como para ver el Atlántico, el río Barbate, los molinos harineros, la Sierra, con una posición privilegiada, en equilibrio con la naturaleza y la vida de distintos pueblos que  vivieron en este enclave.

La Playa del Palmar, paraíso natural, es un gran tesoro de Vejer; Admirar aquí el atardecer es una sensación muy especial.

Vejer, declarado uno de nuestros pueblos bonitos,  bien merecido puesto; Sin duda,  ha mantenido ese puesto tan privilegiado como su sitio natural.

Vejer, tocas casi el cielo; Ves el Atlántico; Unes el río, mar y tierra; Que más se puede pedir, sólo queda admirarte.

viajarconrosana.wordpress.com

 

 

 

 

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply