You are here: Home > Viajando > Vall de Boí

Vall de Boí

Siempre que he ido a Cataluña he querido descubrir esta zona llena de iglesias románicas, y en agosto por fin tuve esa oportunidad. Primero emprendimos el viaje desde Barcelona en coche, ya que desgraciadamente para visitar estos sitios es indispensable.

Nos alojamos en La Seu d’Urgell, queríamos algo barato y con el carnet joven puedes tener 2×1 en los albergues de Xanascat (o dormir dos noches pagando solo una o una noche para dos personas al precio de una persona solo). El albergue se llama Alberg La Valira y dos noches con media pensión nos costo 32,95 €. Nos alojamos en una habitación para nosotros cinco y con un baño privado. El alojamiento nos gustó, tenía incluso un área de juegos y un área de biblioteca y ademas las raciones de comida eran enormes.

Día 1. Después de varias horas en el coche desde Barcelona a la Seu d’Urgell, ese día decidimos quedarnos allí y descubrir este encantador pueblo. Fuimos a la Oficina de Turismo donde nos explicaron que sitios había para ver y que había una guía gratuita para el móvil en el que te contaba la historia de los recursos y te hacia un recorrido por el pueblo. 100 % recomendable. (De las prisas se me olvido la cámara y tuve que hacer las fotos con el móvil, el despiste del viaje). Después de la vuelta al pueblo y de tomarnos unas cañas fuimos al albergue a cenar y descansar.


Diócesis de la Seu d’Urgell

Día 2. Emprendimos el viaje al Vall de Boí. Aviso: llevar alguna pastilla del mareo. Desde la Seu d’Urgell a Vall de Boí, la carretera tiene muchísimas curvas. Cabe decir que aparte de las iglesias románicas, el Vall de Boí es mucho mas y que sus parajes naturales son increíbles. Pero yo, como buena historiadora del arte, me centre en ver las iglesias románicas de las que tanto había oído hablar en mi carrera. Las iglesias del Vall de Boí son 9. Empezamos viendo la iglesia de Sant Feliu de Barruera, donde ya se pueden percibir las características de estas peculiares y magnificas iglesias románicas catalanas (sus paredes toscas, sin que apenas entre la luz, sus campanarios…). En esta puedes adquirir la entrada únicamente para esta iglesia, o por el contrario, como hicimos nosotros, una entrada combinada para ver cinco iglesias y el centro del Románico por 10 €. Os dejo aquí el enlace donde encontrareis los horarios y tarifas de cada iglesia actualizado: http://www.centreromanic.com/es/horarios-y-tarifas (ahora debido al Covid-19 se tiene que reservar por Internet).


Sant Feliu de Barruera

Después de Sant Feliu de Barruera visitamos la iglesia de Santa Eulàlia d’Erill la Vall, donde se encuentra ademas un Centro de Interpretación del Románico. A continuación visitamos Santa Maria de Taull. Una iglesia pequeña pero con mucho arte, igual que el pueblo. Dentro de esta iglesia encontramos una pintura mural donde se representa la Epifanía (la virgen con el niño y los tres reyes magos). Después de comer, visitamos Sant Climent de Taüll, quizás la joya de este conjunto. Es famoso por su gran pintura mural (la original se conserva en el Museu Nacional d’Art de Catalunya). La pintura es hipnótica, sus colores vivos, figuras inexpresivas, con mucha fuerza y su iconografía. Ademas, en diversas horas se reproduce un vídeo mapping donde se puede ver como era la obra en su totalidad. Os recomiendo ir a una hora en la que se vaya a reproducir el vídeo mapping para tener una experiencia completa y subir a todos los campanarios que podáis ya que las vistas son preciosas (eso si, subir siempre que no vayan a sonar las campanas porque si no os quedareis casi sordos como nos paso a nosotros y los que tengan un poco de vértigo no se si se atreverán a subir por las escaleras del campanario…).

Por ultimo, ya que no nos dio tiempo para mas, nos dirigimos a Sant Joan de Boí. Esta iglesia también cuenta con pinturas murales en las naves, como la lapidación de San Esteban, aunque al igual que en Sant Climent los originales se encuentran en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Lo que mas me impresiono de esta iglesia fue el entorno. Ojo! las demás iglesias también tienen un entorno espectacular, rodeados de montañas, pero en el caso de Sant Joan de Boí parecen ser las montañas las que rodean la iglesia.


Sant Joan de Boí

Día 3. Como era el ultimo día decidimos quedarnos a la mañana en la Seu d’Urgell. Visitamos la Catedral de Santa María, donde hay una especie de museo, un claustro y la iglesia donde ademas también podemos ver pinturas murales. Por ultimo, visitamos el Parque Olímpico del Segre. En este se puede practicar piragüismo. Gracias a esta construcción, en los Juegos Olímpicos de Barcelona del 92 La Seu d’Urgell se convirtió en la subsede de la celebración de las pruebas de aguas bravas.


Catedral de la Seu d’Urgell
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply