You are here: Home > Viajando > Vacaciones en Granada: visito la Alhambra

Vacaciones en Granada: visito la Alhambra

¡Por fin hemos viajado! A pesar de que en junio cuando terminó el confinamiento me fui un par de días a Valencia, tenía unas ganas tremendas de hacer un viaje largo. Y a finales de agosto, mi chico y yo nos fuimos a Granada por primera vez.

Elegimos este destino porque queríamos visitar una ciudad en la que no hubiéramos estado antes y porque en verano solemos decantarnos por el sur. ¡Es tan bonito!

Alquilamos un apartamento en primera línea de playa en Motril, un pueblecito de la costa de Granada. Fue una semana muy tranquila, hicimos turismo pero también tuvimos muchos momentos de paz y de estar en la playa sin hacer nada, solo disfrutando.

Uno de los lugares más característicos de Granada es la Alhambra. Es un conjunto espectacular de palacios y jardines que merece muchísimo la pena visitar.

Nosotros cogimos las entradas por aquí desde Madrid porque no queríamos quedarnos sin ir bajo ningún concepto. El precio varía dependiendo de lo que incluya la visita, nosotros por ejemplo cogimos la más básica y nos gastamos unos 15 euros cada uno.

Lo primero que vimos fueron los Palacios Nazaríes y luego recorrimos poco a poco todo el conjunto de estancias que conforman la Alhambra. Es espectacular y me encantó todo, aunque sí es cierto que al final del día estaba cansadísima.

Me gustaría contar más de la Alhambra, pero insisto en que vayáis, la veáis con vuestros propios ojos y la disfrutéis, porque tiene mucha historia y mucha belleza.

En cuanto a las medidas de seguridad por la Covid-19, la gente cumplía la distancia social y aunque me veáis sin mascarilla, únicamente me la quité para las fotos, asegurándome siempre de que no había otras personas cerca.

Ya que estábamos en la ciudad de Granada, aprovechamos y fuimos al Mirador de San Nicolás antes de volver a Motril. Desde aquí se puede observar una vista panorámica de toda la Alhambra y aunque había bastante gente, conseguimos una foto bonita para el recuerdo.

Granada tiene pueblecitos preciosos y aunque nosotros nos alojamos en Motril, el que realmente nos gustó fue Salobreña. ¡Qué sitio tan espectacular! Está a menos de diez minutos en coche de Motril y tengo claro que cuando vuelva a Granada quiero alojarme allí.

En este pueblo hay muchísima vida. La mayoría de los restaurantes están a pie de playa y muchos de ellos tienen unas vistas preciosas. Personalmente, os recomiendo el Restaurante La Bahía, está en la playa y los platos son espectaculares. Todo lo que pedimos nos encantó.

Salobreña es un lugar muy especial. Su casco histórico está situado sobre un pequeño enclave rocoso coronado por un castillo árabe. Aunque conducir por esta zona es una locura porque las calles son muy estrechas y hay muchas cuestas, os recomiendo subir hasta el castillo porque ofrece unas vistas increíbles de la playa.

A excepción de las tardes que pasamos en Salobreña y el día que visitamos la ciudad de Granada, nuestras vacaciones han sido muy tranquilas. Hemos estado mucho en la playa y hemos visto unos cuantos atardeceres espectaculares.

Y pongo el broche final a este texto con este momento tan mágico que tuvimos la suerte de disfrutar en la Playa de Poniente, en Motril. A veces pienso que ojalá pudiéramos vivir esto todos los días, pero luego me doy cuenta de que si lo tuviéramos siempre a mano perdería gran parte de su valor. Nunca dejaré de disfrutar de las cosas pequeñas de la vida.

Gracias cariño por hacer posible este viaje tan bonito, por todo lo que nos hemos reído y lo que hemos disfrutado. Brindo por todos los viajes que nos quedan que seguro que son muchísimos. Y gracias también a vosotros por leerme, ¡muchos besos!

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply