You are here: Home > Viajando > Tuquillo, donde el mar sonríe a tus pies

Tuquillo, donde el mar sonríe a tus pies

Ya perdí la cuenta de las innumerables veces que he ido a esta apacible playa situada a unos kilómetros de Huarmey, a cuatro horas al norte de Lima, la capital de Perú. Los libros que he leído en su orilla, las tantas ocasiones que ha bailado o que me he zambullido en la profundidad de sus aguas transparentes.

Lo cierto es que si hay alguna razón por la que este pedacito de mar es tan visitado por cientos de bañistas es porque aquí se pueden realizar múltiples actividades tanto en su playa principal como en las aledañas, desde comerte un ceviche hasta fotografiar cómo el Océano Pacífico acaricia con estilo las rocas que yacen impolutas como anfitrionas de una gran fiesta.

Porque aquí cuando el mar rompe sus olas, desde el fondo de la ensenada emerge un sonido que invita a la calma, como escuchar a Tchaikovsky o como si estuvieras en una sesión de yoga con una fuerte conexión hacia la naturaleza.

Si de fotografías se trata puedes subir los cerros apostados hacia el sur o norte de esta playa y desde ahí contemplar las diferentes dimensiones que nos ofrece la belleza de este mar, con el color de sus aguas que en ciertas zonas se torna turquesa, la blancura de su arena o los hermosos contraluces que nos ofrece su mágico atardecer.

Mi sugerencia cuando vayas a Tuquillo es que también explores las playas cercanas, que camines por sus cerros, que observes con detenimiento cómo las aves enganchan sus patas en la sinuosidad de las peñas y sentir la bruma que juguetea con nuestro cabello en un escenario al que siempre querrás volver.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply