You are here: Home > Viajando > Strasbourg – Kehl – Auenheim

Strasbourg – Kehl – Auenheim

Puedo afirmar sin temor a equivocarme, que desde el 14 de enero que llegué a Alemania, este ha sido el mejor fin de semana que he pasado. Con más puntualidad que los modos de transporte me estaban esperando mis anfitriones a la llegada a Estrasburgo, a las 11,25. Llamémosles Bueno, David y Navarro. Aunque el clima no ofrece demasiadas treguas por estas tierras, no hubo problema en pasear durante un par de horas por la ciudad (no sin las quejas de estos 3, a mí me duelen los pies, a mí la cara….).

Lo más destacable de la visita fueron la petite france (gracias a su traducción entendí que significaba la pequeña Francia) y la catedral. La petite france consta de varias calles con unas casas de estilo medieval preciosas. Gracias a la visita guiada que mis anfitriones hicieron, y de la que no recordaban gran cosa, pude saber que la explicación a que las casas fuesen más anchas por arriba que por abajo era que en sus tiempos, para construir se pagaba por metros cuadrados de suelo. Qué pillos. La catedral también me gustó mucho aunque esté a medio terminar. Por lo que me contaron, se acabó el presupuesto así que dejaron de construirla hasta ahora, donde no hay mucha intención de retomar las obras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Una vez visto lo justo y necesario, tocaba ir a Kehl a buscar un sitio para comer, donde Daniel nos hizo dar un buen rodeo, y después a hacer unas compras (disfraz y otros secretos). Destacar el cambio de look de Bueno durante la comida, dándole un toque de color mostaza a sus pantalones. Tras comprar el disfraz (no me atrevo a especificar de qué) el destino final era Auenheim, a la casa de estos 3 pájaros donde podríamos descansar un poco -y pulirles al pro- e ir mentalizándonos para la fiesta de carnaval que empezaba por la tarde. A las 3 se acaba así que empiezan mucho antes.

Let´s go to the party

Let´s go to the party

Por la noche se unieron dos polacos de Wroclaw, y Roda, otra estudiante zaragozana por tierras alemanas. Esa noche hay que explicarla bien y no olvidar los detalles, ahora no tengo tiempo, intentaré contaros con pelos y señales (aunque algunos están vetados jiji) todo lo acontecido, que por cortesía de la red ferroviaria francesa, podré repetir a coste cero, o null en alemán.

Au Wiedersehen

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply