You are here: Home > Viajando > Ser la quinta potencia mundial en turismo, el reto

Ser la quinta potencia mundial en turismo, el reto

Para convertirse en el quinto país más visitado del mundo en el 2018, tal y como está planteado en el Acuerdo Nacional por el Turismo en el 2011, no basta con el crecimiento hotelero registrado hasta el 2012. De acuerdo con el exsubsecretario de Turismo federal, Alejandro Morones, será necesario construir al menos, 288,000 habitaciones adicionales en México.

cancun-copy

Cerca de 130,000 de estos cuartos –estimó- serán construidos por inercia del propio crecimiento del sector, pero aún quedarán pendientes más de 150,000.

Para ello, se requerirá una inversión de 38,000 millones de dólares, más otros 6,000 millones de dólares empleados en la creación de infraestructura turística que acompañe y soporte este aumento en la oferta de hospedaje.

El reto incluye el desarrollo de alrededor de 40 destinos nuevos, para lo cual será fundamental facilitar el acceso a fuentes de financiamiento de la banca de desarrollo y apoyos económicos de entidades como el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

LOS INVERSIONISTAS

En este contexto, es importante el posicionamiento de México en el radar de los grandes inversionistas globales. “Es un país clave para nosotros. Tenemos planes de crecimiento para los próximos tres años”, dice Ricardo Suárez, vicepresidente de Desarrollo y Adquisiciones de Starwood América Latina.

Esta corporación opera en México bajo las marcas St. Regis y Westin. En nuestro país, registró un crecimiento de 13% en el primer semestre del 2012, casi el doble que la tasa de crecimiento promedio mundial.

En los próximos dos o tres años, se enfocará en continuarla expansión de marcas nuevas en destinos posicionados y también en crecer en ciudades medianas con marcas como Four Points by Sheraton y Aloft, dijo Suárez.

Las decisiones de corporaciones como Starwood son fundamentales, dado que por lo menos 70% de las inversiones logradas por el sector hotelero está bajo el auspicio de alguna cadena, mientras que la hotelería independiente, que representa alrededor de 80% de los establecimientos de hospedaje en el país, se encuentra en un proceso de crecimiento, modernización y reestructuración, aseguró en entrevista el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, Armando de la Cruz Uribe Valle.

“La hotelería independiente sigue siendo mayoritaria. Las cadenas representan apenas entre 15 y 20% de los establecimientos a nivel nacional; sin embargo, en número de cuartos, este porcentaje aumenta a 30 puntos”, comentó.

La inversión de los hoteles de cadena arrancó con fuerza hace no más de 15 años y, actualmente, está orientándose al desarrollo de establecimientos de cuatro o cinco estrellas, principalmente, mientras que los independientes se posicionan con claridad en un nicho de mercado de entre una y tres estrellas.

El líder hotelero recordó que en ambos casos se trata de inversiones a largo plazo, aunque existen modelos de negocio entre las cadenas que permiten un retorno de capital en un periodo incluso menor a 10 años, mientras que el resto de los hoteles, generalmente más antiguos, tienen inversiones proyectadas a dos o tres décadas.

Algunos pequeños hoteles independientes están optando por aliarse y formar grupos regionales, práctica que seguramente se irá haciendo más común en pro de alcanzar una mayor competitividad frente a los grandes corporativos, agregó.

“Es difícil que un establecimiento independiente desaparezca, pero sí habrá un cambio mixto, gradual, hacia la hotelería de cadena a mediano y largo plazo. Tendrá que haber un equilibrio por la dinámica del mercado y el movimiento de la economía. Los independientes van a buscar mayor competitividad, productividad y esto sólo te lo dan las ventas en volumen”.

Uribe Valle estimó que en el 2012 se alcanzará una inversión privada del orden de los 4,000 millones de dólares, destinados a proyectos de diversa índole dentro del ramo turístico; en lo que hace a la hotelería, se aumentará de 12,000 a 15,000 cuartos a la oferta de hospedaje en la República Mexicana.

“Veníamos creciendo en promedio 20,000 habitaciones por año, pero no fue posible mantener el ritmo. No obstante, estas cifras son positivas porque se está viendo que los capitales extranjeros buscan dónde los mercados están más tranquilos y ven a México como uno de esos lugares. No vamos a tener las cifras esperadas en los escenarios más optimistas, pero habrá un crecimiento real, lo que es satisfactorio si contemplamos que otros países, potencias turísticas como España o Italia, están sometidos a fuertes presiones y, en algunos rubros, registran decrecimiento”, finalizó.

HOTELERÍA ACAPARA INVERSIONES

Más de dos terceras partes de la inversión privada captada por el sector turismo en el país durante el primer trimestre del 2012 fueron destinadas a proyectos de hospedaje. De los 945 millones de dólares acumulados en ese periodo, al menos 652 millones (69%) correspondieron a inversiones hoteleras, mientras que las inmobiliarias ocuparon un lejano segundo lugar en la captación de inversiones con un total de 183.7 millones de dólares.

De acuerdo con la última entrega del estudio “Panorama de la actividad turística en México”, publicado por el Consejo Nacional Empresarial Turístico, en colaboración con la Universidad Anáhuac, lo anterior representa un incremento en inversión de 4.7% en relación con el primer trimestre del 2011.

El incremento representa el tercero consecutivo, luego de un retroceso registrado en el 2009 como consecuencia de la crisis mundial y su impacto en la economía mexicana.

En el 2010, en México, se captaron 3,526 millones de dólares en inversión privada turística, mientras que en el 2011 fueron 3,720 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Secretaría de Turismo federal. Para el 2012, estimaciones no oficiales indican que el país podría llegar a 4,000 millones de dólares en inversión privada.

Más allá de ese incremento, el registro llama la atención porque supone la confirmación de una tendencia: la participación mayoritaria de los inversionistas nacionales, que aportaron 84% de los recursos.

En el libro Diagnóstico y oportunidades del turismo en México, el director de la Escuela de Turismo de la Universidad Anáhuac México Norte, Francisco Madrid Flores, confirmó una tendencia a la alza de la inversión hotelera a nivel nacional en la última década, pero destacó dos momentos trascendentales que modificaron el ritmo en que se venían captando los recursos.

El primero de ellos significó una importante caída de la inversión privada en el 2006, explicable, entre otras cosas, por los conflictos político electorales y los efectos derivados del impacto del huracán Wilma; mientras que el otro dejó en claro la alta capacidad de recuperación del sector hotelero tras la crisis del 2009, materializándose de manera particular en destinos sin playa, al interior del país, presumiblemente en la modalidad del turismo de negocios, que ha vivido un repunte significativo en ciudades como Monterrey y en regiones como el Bajío.

Por lo que hace a la inversión en playas, Madrid Flores indicó que ésta se ha visto afectada en los últimos tiempos, entre otros factores, por la recesión de Estados Unidos, que modificó los planes inmobiliarios que en los años anteriores se habían multiplicado, así como por la dificultad de sacar adelante nuevos proyectos que han entrado en dificultades con la nueva normatividad y tramitología ambiental.

“Al igual que otras variables relativas al fenómeno turístico, la inversión privada muestra los efectos de las crisis por las que ha atravesado el país. Así, luego de una importante fase de expansión experimentada desde el 2000 y hasta el 2008, la inversión tuvo una dramática caída en el 2009 y aún no se observa una completa recuperación”, indicó en su libro.

Fuente: El Economista

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply