You are here: Home > Viajando > SENGAKU-JI (LOS 47 RONIN)

SENGAKU-JI (LOS 47 RONIN)

OLYMPUS DIGITAL CAMERAUna de los relatos de Samuráis más conocido y más épico es la historia de los 47 Ronin. El texto que describe la historia fue escrito por Algernon B. Mitford en 1871 y se encuentra en su obra “Tales of Old Japan””

A principio del siglo XVIII, concretamente el año 1701, durante el periodo Edo, cuando Japón se encontraba bajo el shogunato de Tokugawa Tsunayoshi se produjeron estos hechos que son reflejo del más auténtico espíritu samurái, ejemplo de lealtad, gran muestra de honor y máxima expresión del concepto de giri (deber). Aspectos que engloban una determinada manera de vivir, perteneciente a tiempos pasados y algo difícil de entender en nuestros días.

El desencadenante de la conocida venganza de los 47 ronin fue el suicidio ritual cometido por el que era su señor, Asano, a causa de una discusión que tuvo éste con Kira Kozukenosuke, otro señor feudal, en el mismo castillo del shogun. El enfrentamiento finalizó con Kira levemente herido por la espada de Asano. Este tipo de comportamientos estaban penados con la muerte, ya que no se podía desenfundar una espada en el castillo del Shogun y, siguiendo los códigos y costumbres, Asano acabó quitándose la vida mediante Seppuku.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Asano

Al perder a su señor los samurái que estaban al servicio de Asano se convirtieron en Ronin y decidieron vengar la muerte de su amo. La venganza que fue encabezada por el Samurái Oishi Yoshio no fue sencilla. Kira sospechando una posible represalia se encerró en su castillo y se rodeo de un ejército por temor a los samuráis de Asano. Los 47 Ronin estuvieron varios años haciéndose pasar por mendigos y borrachos con la idea de hacer creer a sus enemigos que ya no eran una seria amenaza para la seguridad de Kira. Cuando Oishi Yoshio creyó que había llegado el momento reunió a sus compañeros, recuperaron sus armas y volvieron a vestir ropa de samurái con el emblema de Ako, el perteneciente a su señor Asano.

Tras asaltar el castillo de Kira y luchar contra sus defensores localizaron a Kira y le ofrecieron la oportunidad de realizar seppuku. Ante este ofrecimiento Kira se negó por lo que lo decapitaron y llevaron su cabeza en un cubo a Sengaku-ji, el templo donde estaba enterrado Asano. Tras lavar la cabeza en una fuente próxima la colocaron encima de la tumba de su señor como ofrenda.

Como consecuencia de esta acción los 47 Ronin fueron sentenciados a muerte, pero por su condición se les permitió realizar seppuku. Los 47 Ronin se suicidaron en Sengaku-ji, donde están enterrados junto a su señor Asano.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sengaku-Ji

Sengaku-ji puede visitarse. Este templo se encuentra en la ciudad de Tokyo y no es difícil de encontrar. Si se tiene la Japan rail Pass la mejor opción es tomar la línea circular de los JR (Yamanote Line) y bajar en la estación Shinagawa. Desde ahí hay que caminar por Daichi-Keihin, es la calle paralela a la vía, durante unos 15 minutos. El templo se encuentra a mano izquierda. También se puede acceder desde la estación Sengakuji de la línea Asakusa del metro, pero para esto hay que pagar el billete.

Sengaku-ji es un recinto grande donde se encuentra el templo, un museo y el cementerio. A día de hoy los japoneses siguen depositando ofrendas y quemando incienso en las tumbas donde están enterrados los 47 Ronin. Antes de acceder a las tumbas, a mano derecha, se encuentra la fuente donde se lavó la cabeza de Kira antes de depositarla sobre la tumba de Asano.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tumba de Asano. Donde se depositó la cabeza de Kira Kozukenosuke.

Observando las piedras y las ofrendas de incienso uno intenta sentirse en el ambiente y revivir los hechos que ahí ocurrieron. Más aun en mi caso ya que visité el templo en un día de lluvia, lo que añadía más intensidad a lo que ya representaba el lugar.

Buscando información sobre Sengaku-ji encontré un cuento de José Luís Borges, de su libro “Historia Universal De La Infamia”, en la que narra la historia de los 47 Ronin. El cuento acaba de la siguiente manera:

“ Éste es el final de la historia de los cuarenta y siete hombres leales -salvo que no tiene final, porque los otros hombres, que no somos leales tal vez, pero que nunca perderemos del todo la esperanza de serlo, seguiremos honrándolos con palabras.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply