You are here: Home > Viajando > Se acumulan las nubes en el horizonte del turismo español

Se acumulan las nubes en el horizonte del turismo español

Acabo de llegar de unas vacaciones de 15 días con mi familia en Oropesa del Mar (Castellón). He podido pulsar en primera persona las consecuencias de la pandemia del coronavirus en el turismo y especialmente en la hostelería.

Personalmente, si lo analizo de forma egoísta, podría decir que este año hasta que la pandemia me ha beneficiado en mis vacaciones. Las reservas de los apartamentos se conseguían con una facilidad increíble. Pudimos disfrutar de un apartamento con vistas al mar a un precio muy razonable.

Por otro lado, las playas estaban mucho más desocupadas que otros años y no había que levantarse tan temprano para coger un buen puesto con miras al mar. Hay que señalar, además, que  las personas respetaban la distancia social indicada por el ayuntamiento e, incluso, cuando paseaban por la playa la mayoría llevaban mascarillas. Así que, sumando y restando, casi que me atrevería a decir que hay menos posibilidad de contagio en la playas que en la ciudad.

En los restaurantes se conseguía también con relativa facilidad un buen sitio para comer o cenar y no había el agobio que otros años.

Desde otra perspectiva, en cambio, tengo que decir que la pandemia ha azotado duramente el turismo. En concreto, Oropesa del Mar es una zona de turismo familiar. Acude algo de turismo francés pero básicamente son familia españolas que alquilan apartamentos para pasar sus vacaciones en familia.

Este año, sin lugar a dudas, se ha notado un bajón enorme en las reservas me comentaba una del comerciales de los apartamentos. No ha habido anulaciones, porque, gracias a Dios  -me decía- no han surgido rebrotes en la zona. Pero las reservas se han hecho a cuentagotas y los rebrotes en otros lugares no han contribuido para que las personas se animen más en el mes de agosto. En conclusión, tanto la hostelería como el alquiler de apartamentos y, por supuesto, los hoteles, dan la temporada prácticamente por perdida.

Yo creo que el ejemplo de Oropesa del Mar refleja más o menos la media de lo que está pasando en toda España este año con el turismo. O sea, el turismo extranjero ha sido escasísimo y el nacional ha dado para compensar los gastos pero ni de lejos para suplir el turismo que otros años llega fuera de España.

Por lo tanto, podemos decir que se acumulan las nubes en el horizonte del turismo y la hostelería en España. A los varios meses de pérdidas por causa del confinamiento y los pocos ingresos de la temporada se sumará la situación de incertidumbre que el aumento de rebrotes está salpicando como un sarampión por todo el territorio español.

Por último, me gustaría destacar también que el cumplimiento de las medidas higiénicas por parte de establecimientos comerciales y restaurantes de la zona ha sido extraordinario. En todos los lugares que he podido frecuentar se han cumplido las medidas recomendadas por el ministerio de Sanidad y el trato hacía las personas ha sido de agradecer.

La hostelería sabe que sus clientes son su mejor tesoro y que, por lo tanto, tienen que tratarlo como oro en paño.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply