You are here: Home > Viajando > Recorriendo Varsovia

Recorriendo Varsovia

Nuestro penúltimo día en Polonia amaneció temprano, pues teníamos el tren a las 8:35. Esta vez se trataba de uno bastante moderno, muy similar al AVE. Contaba con espacios para dos y para cuatro, estos últimos con su mesa central.

Tren a Varsovia

En las filas de dos había bastante espacio y, además de la bandeja, contábamos con enchufe y lámpara.

Bandeja

Lámpara

Así que, aunque se trataba de un trayecto de unas tres horas y media, no fue para nada incómodo.

Llegamos a medio día a Varsovia, la capital del país. Aunque, como ya hemos visto en entradas anteriores, no siempre lo fue. Se hizo con la capitalidad en 1596, cuando el rey Segismundo III decidió trasladarla desde Cracovia. Hoy es la ciudad más grande del país y alberga la Presidencia de la República, el Parlamento y otras autoridades locales.

Cuenta la leyenda que su nombre (Warszawa en polaco) procede de la unión de dos nombres: por un lado de la de un pescador llamado Wars y su esposa, una sirena llamada Sawa. De hecho este ser mitológico es el símbolo de la ciudad. Desde la segunda mitad del siglo XVII el emblema de Varsovia es una sirena que porta una espada y un escudo.

Sirena

Varsovia está situada en el centro del país, en la región del voivodato de Mazovia, a las orillas del Vístula. Se tienen constancia de pequeños asentamientos en la zona durante el siglo X, pero parece que la ciudad no nació hasta el siglo XIII con la construcción de una iglesia que con los siglos se convertiría en Catedral. En el siglo XIV la economía de Varsovia se basaba en la artesanía y comercio y para finales ya se había levantado una doble muralla defensiva.

Varsovia

En el siglo XV comenzó a expandirse. Por aquel entonces los judíos habían sido expulsados de Varsovia, así que surgieron nuevos asentamientos a su alrededor. Así nació en el norte Nowe Miasto, un pueblo con sus propias leyes.

A mediados del siglo XVI llegó el rey Segismundo I el Viejo y anexionó Varsovia al Reino de Polonia, favoreciendo así el desarrollo de la ciudad. Los judíos quisieron volver, pero se proclamó un decreto por el que quedaba prohibido su regreso. Sin embargo, todo cambió en 1570 cuando el rey se enamoró de una judía y levantó el veto. Cuando a finales de siglo se quemó el Castillo Real de Wawel de Cracovia, el rey trasladó la corte para estar más céntrico y próximo a Vilna – que por aquel entonces era la otra capital de la Mancomunidad Polaco Lituana-  y de Gdańsk – en el punto de mira de los suecos – . Así, comenzó una nueva etapa para Varsovia, que creció rápidamente.

Stare Miasto

En el siglo XVII comenzaron a llegar nuevos habitantes a la ciudad. Y eran de diferentes estratos sociales. Por un lado los aristócratas y órdenes monásticas, que querían estar cerca de la corte, alma intelectual de Europa Central;y, por otro, los comerciantes y artesanos que veían una oportunidad de desarrollo de sus negocios. Las invasiones suecas, sin embargo, fueron devastadoras y frenaron este crecimiento dejando la antigua ciudad prácticamente destruida. A finales de siglo parece que Varsovia se comenzó a recuperar con la derrota de los turcos.

No obstante, en el siglo XVIII volvieron a llegar los suecos, a lo que se añadió la Guerra de Sucesión Polaca. Consiguió remontar en la segunda mitad de siglo con la llegada de la Ilustración y en 1791 se firmó la primera constitución europea. Se convirtió en centro cultural, económico, político y comercial. Se abrieron varias instituciones educativas y el primer Ministerio de Educación del mundo. Fue una época de florecimiento de ideas progresistas, de cambios políticos y económicos, así como de aparición de diversas empresas y fábricas. Aumentó la población y la gente migró del campo a la ciudad, que fue creciendo más y más para acoger a estos nuevos ciudadanos. Pero estos años de esplendor duraron poco, ya que Polonia se disolvió en 1795 y Varsovia pasó a manos prusianas.

A principios de siglo XIX llegó Napoleón y Varsovia se convirtió en la capital del Gran Ducado de Varsovia. En 1815 en la sede del Congreso de Polonia y un año más tarde se fundaría la Universidad. Parece que renacía. A mediados de siglo ganaban importancia las industrias textiles y metalúrgicas, se construyeron líneas de ferrocarril y un sistema de agua potable. A finales de siglo se reconstruyeron varias iglesias y se abrieron otras nuevas, se proyectó un nuevo plan urbanístico, se modernizaron el sistema de agua y la iluminación de gas, se puso en marcha el sistema telefónico y se estrenó un sistema de transporte público. Para 1907 ya llegaría el tranvía eléctrico a la ciudad.

Tranvía

El siglo XX sería convulso para Varsovia. Primero la invasión alemana durante la I Guerra Mundial, luego en 1920 la Guerra Polaco-Bolchevique y poco tiempo después la ocupación nazi en la II Guerra Mundial con todo lo que ello conllevó. En 1944 se produjo el Alzamiento de Varsovia y el centro histórico quedó totalmente destruido. El recuento tras la guerra dejó entre 600.000 y 800.000 muertos y el 80% de la ciudad reducida a escombros. Apenas quedaron en pie edificios, los nazis acabaron con bibliotecas, museos, iglesias, palacios, el castillo, edificios institucionales… Tan solo se conservó el ferrocarril, porque a los alemanes les era útil.

Con la llegada en 1945 de la República Popular Polaca Varsovia comenzó a reconstruirse siguiendo el modelo original. Este trabajo tan meticuloso hizo que para 1980 la UNESCO le diera el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad como “ejemplo destacado de reconstrucción casi total de una secuencia histórica que se extiende desde el siglo XIII hasta el siglo XX”​.

Patrimonio de la UNESCO

En la época soviética en Varsovia se abrieron numerosas fábricas y se desarrolló como ciudad industrial. Creció en demografía y se construyeron nuevos barrios residenciales de estilo soviético.

Varsovia

Varsovia

Tras la caída de la URSS, Varsovia, como Polonia, ha ido abriéndose al exterior y ha seguido mejorando sus infraestructuras. El mayor crecimiento de la ciudad fue en 2004 con la entrada del país en la UE. Hoy su industria se basa en la electrónica y tecnología, aunque también en el mercado alimentario. Alberga numerosas instituciones, agencias gubernamentales, así como compañías nacionales e internacionales. Es en Varsovia donde se concentran 9 de los 10 rascacielos más altos del país.

Varsovia

Como se puede ver en la foto sobre estas líneas, hay uno que sobresale por encima de los demás. Este es el Palacio de Cultura y la Ciencia (Palac Kulturi i Nauki), que nos lo encontramos nada más salir de la estación.

Palacio de Cultura y la Ciencia (Palac Kulturi i Nauki)

No solo es el más alto de la ciudad, sino también del país. Se trata de un mastodonte de 42 pisos y 237 metros de altura que nada más verlo, recuerda a la Academia de Ciencias de Riga. Tiene todo su sentido, y es que fue un regalo de este en 1955. Ambos tienen una estructura común y recuerdan a los siete Rascacielos de Stalin. El 12 de septiembre de 1947, 800 aniversario de Moscú, se anunció el nuevo proyecto arquitectónico en el que se construirían varios edificios que representarían el poder del pueblo y del Estado Soviético. Estos edificios eran:

  • la Universidad Estatal de Moscú, como símbolo de la educación y la ciencia;
  • el Hotel Ucrania, como reflejo de la abundancia y la fertilidad;
  • el Edificio de viviendas en Kotélnicheskaya Náberezhnaya que llevaba la simbología de la cultura y el arte;
  • el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, como autoridad internacional del país;
  • el Edificio de la plaza Kudrinskaya, como muestra del poderío de la aviación y el ejército;
  • el Hotel Leningrado, como poder espiritual y raíces históricas del país.
  • y el Edificio de la Plaza de la Puerta Roja que representa la industria y el transporte.

Se iba a construir un octavo, el Palacio de los Soviets, pero fue cancelado cuando los nazis entraron en la URSS. Fuera de Moscú se levantaron estos dos, el de Riga y el de Varsovia.

El de la capital polaca hoy en día sirve como centro de exhibiciones y complejo de oficinas. Tras la caída de la URSS hubo planes para derribarlo y construir un parque en su lugar, pero finalmente se ha mantenido – no sin controversia – y en el piso 30 alberga un mirador desde el que se puede contemplar toda la ciudad. La torre posee el reloj más alto del mundo y el segundo más grande de Europa con una esfera cuyo diámetro es de 6 metros.

A su alrededor se han ido construyendo nuevos rascacielos con un estilo más moderno.

Varsovia

Varsovia

Sin embargo, aunque la zona va actualizándose, aún quedan edificios que muestran los daños sufridos en la II Guerra Mundial, así como alguna que otra placa que recuerda trágicos sucesos de aquellos años.

Varsovia

Varsovia

Fuimos a salir a una gran avenida de corte soviético, donde los rascacielos se mezclaban con enormes edificios residenciales también de la época rusa.

Varsovia

Varsovia

En teoría esta gran avenida nos llevaba a nuestro hotel, el Ibis Budget Warszawa Centrum, sin embargo, me había confundido al buscarlo en google y el punto que tenía marcado era el Ibis Warszawa Centrum. Así que, tras el paseo, y frente a la puerta del hotel erróneo, tuvimos que buscar el correcto de nuevo en un mapa. Además, tuvimos que investigar cómo llegar a él en transporte público, pues estábamos en la otra punta de la ciudad. Por suerte encontramos un bus que nos dejaba a unos 10 minutos a pie, justo antes de cruzar el puente.

El trayecto de hasta 75 minutos costaba 4.40 zl y lo pagamos directamente al conductor.

Billete sencillo autobús

Finalmente hicimos el check in, ya casi siendo la hora de comer. Al final habíamos perdido la mañana entre llegar y el paseo a la otra punta de la ciudad. El Ibis Budget Warszawa Centrum seguía en la línea de la cadena, con una habitación bastante amplia y un baño dividido en dos. Por un lado el lavabo y la ducha, y aparte el inodoro. El único problema fue el equipo de fútbol infantil que había alojado en la misma planta y no paraba de vocear.

Ibis Budget Warszawa Centrum

Pero nosotros dejamos las mochilas, nos aseamos un poco y salimos a patear la ciudad, que nos habíamos comido medio día.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply