You are here: Home > Viajando > Pushkar: la primera mirada a la India

Pushkar: la primera mirada a la India

Llegamos a Pushkar el 24 de diciembre. Después de pasar tres horas (eternas) en Delhi, donde nos paso de todo (tuvimos que cambiar el itinerario original… ya contaremos con mas detalle), contratamos un paquete que incluye una “van”, que resulto ser un auto parecido a un Fiat Palio bastante destartalado, y alojamiento. El paquete venia con chofer  full time (se llama Sunda y hasta ahora es bastante piola) y fue el encargado de traernos a Pushkar desde Delhi en medio de la neblina mas espesa que yo recuerde! Era terrible! Imagínense manejar durante horas en unas rutas de estado un tanto deteriorado y que nunca puedan ver  5-10 metros mas delante de su cara! Encima la forma de manejar de estos muchachos deja mucho que desear: manejan distancias de frenado mas cortas que las nuestras, andan rápido y por alguna razón tocan bocina toooooooodo el tiempo, aun sin tener autos cerca es como que se abren camino a bocinazos. Lo genial de esto es que como lo tienen tan incorporado, los camioneros se esmeran en el sonido y se escuchan todo tipo de canciones bocineadas (nota: aun no escuchamos la cucaracha). Después de cerca de 2 hs de viaje Sunda dijo las palabras mágicas “guys, i´m tired… so much fog!” Si, Sunda! Paremos! Le contestamos a coro ya que veníamos cansadísimos  (en las ultimas 48hs habíamos dormido 5 hs entrecortadas en asientos de distintos aviones y otras 4 fueron las que pudimos dormir en Madrid). Buscamos un hotel durante unos kilómetros y al no encontrar nada, paramos en una estación de servicio, rodeados de camiones que también habían parado a dormir. Así que acomodamos los asientos y a dormir! Nosotros dos y Sunda en un auto viejito y sin calefacción. No era muy prometedor pero se hace lo que se puede.

Pau venia medio congestionada y no pudo dormir y se puso a escribir, Bruno se durmió un rato, Sunda también, así que a las 2 hs de haber parado y con el sol por aparecer salimos a la ruta de nuevo. Pau se sonaba la nariz constantemente, pero el sol empezó a disipar la niebla y llegó el calor. El tema con la temperatura de este lugar es bastante especial ya que es desierto, ósea, de día hace bastante calor al sol, pero de noche refresca hasta que parezca invierno (es algo parecido a lo que ocurre en el Noroeste de Argentina, pero acá creo que está más acentuado).

Sunda, el chofer

Sunda, el chofer

Cuando la niebla se fue completamente pudimos ver a la India por primera vez. La vista es muy poco común para un par de ojos occidentales como los nuestros… Al lado de la ruta hay gente caminando como si fuera una calle de cualquier ciudad, pasan vacas fuera y dentro del camino, y el típico carro de cartoneros que conocemos nosotros acá se trasforma en un carro lleno de arena tirado por un camello.

Cocinero de chapati en una parada

Cocinero de chapati en una parada

puesto rutero

puesto rutero


El viaje siguió, hasta que finalmente llegamos al hotel que nos tocaba cerca de las 13 hs. Se llama The New Park Hotel y la verdad que esta buenísimo: tiene pileta, un huerto enorme con trigo, berenjenas, papayas, limones y otras cosas más y la habitación es doble con baño, heladera, aire y TV.

Después de una siesta reconfortante nos fuimos a la ciudad. Pushkar es una ciudad sagrada, te lo dicen en todo momento. Aquí la gente viene a orarle a Brahma, que según un hindú que nos cruzamos en el templo de este dios, “Brahma es como el Presidente, Shiva sería el Primer Ministro y Vishnu el Secretario”. Es un pueblo-ciudad, no es muy grande y está ubicada entre montañas, lo que le da en un hermoso contexto. Tiene un Lago Sagrado donde la gente va a orar y a arrojar ofrendas, las calles son chiquitas, lo que no evita que la pasen en cualquiera de los medios de transporte que hay aquí: autos, motos, rickshaws o bicis (Nota: los Rickshaw son carros-motos de 3 ruedas). Lo que le da una característica que me parece genial es la cantidad de animales que andan por las calles, donde los perros son minoría. Las vacas sagradas caminan y se echan donde tienen ganas y los monos también! Es increíble como pasan de estar colgados en un árbol a un equipo de aire acondicionado sin hacer distinción. También dan vueltas cerdos en familia y los chivos llevados por sus pastores que generalmente son mujeres y niños.

chivos

chivos

monitos

monitos

la vaca echada

la vaca echada

camello

camello

Hay mucha pobreza, gente de todas las edades pidiendo… los mas viejos piden monedas, mientras que los mas chicos generalmente te piden que les compres comida, estos últimos te persiguen e insisten en que les des alg0.  Te piden un chapati (un pan parecido a una tortilla) que no nos cuesta casi nada, unas 10 rupias (0,20  USD), pero si les llegas a dar aparecen mas y te van a seguir persiguiendo incansablemente, aunque te rompa el corazón no es recomendable dejarlos q te sigan.

Sacarles unos mangos  a los turistas parece ser deporte nacional. Puede que te pidan que les saques una foto y después te piden unas rupias. O nos pasó que una chica se le acercó a Pau diciéndole que era muy linda que se saque una foto con ella, y en un abrir y cerrar de ojos le agarro la mano y comenzó a pintarla con hena. Le dijimos que no era necesario y ella contestó que era su trabajo y que salía 500 rupias (9 USD). Ahí empezó una discusión: “nosotros no te pedimos que la pintes”, “yo trabajo así” nos decía ella, y se empezó a juntar gente alrededor nuestro como si fuera una atracción. El asunto terminó, luego de unos minutos de discusión y regateo, en darle 10 rupias con gente del lugar felicitándonos por como habíamos resuelto el asunto.

4a DSC_0438

ese era su trabajo

ese era su trabajo

Las calles son bastante sucias, sin embargo, es como que todo convive armónicamente. Hay una cuota de color que le ponen las telas y adornos de los mercados, los polvos para pintar, los puestos callejeros de frutas y la vestimenta tanto de hombres como mujeres, que generan un contraste difícil de explicar pero que hace que una caminata por la calle sea un gran ejercicio para los ojos. Además, si te gusta meterte en calles chicas o en alguna puertita medio escondida,  te podes encontrar con un templo enorme o con un complejo de casas de las personas locales como nos paso a nosotros.

verdulera sentada en el medio de la calle

verdulera sentada en el medio de la calle

sikh

sikh

tinturas

tinturas

templo sikh

templo sikh

Para terminar, parece que acá somos una atracción! Primero, Sunda le pregunto a Paula si era una estrella de rock y en que banda cantaba, y caminando por la calle un par de veces nos pidieron sacarse fotos con nosotros!

can I take a picture with you?

can I take a picture with you?

Eso es todo por ahora, en algún momento le haremos un post nuevo agregando algunas cosas que faltan. El de la próxima ciudad seguramente será más corto y con más fotos porque hacer tiempo para escribir a veces se complica… Así que, Jaipur… Allá amos!

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply