Sigüenza 2019 (y 4)

Esta segunda noche en Sigüenza no pareció ser tan fría. Todo estaba preparado para la partida desde la noche anterior. Faltaba desayunar y recoger un roscón de Reyes en la pastelería donde tomamos aquel humeante chocolate la primera tarte seguntina y que pasearíamos por media península en nuestro regreso a casa.

El plan era pasar el día en la capital, Guadalajara, pero queríamos aprovechar, si no para adentrarnos en los más recónditos “pueblos negros”, si para hacer una pequeña visita a Atienza.

En el camino hacia ella pasamos por Imón, una pedanía perteneciente a Sigüenza, que se asienta en la falda meridional de un empinado cerro y que sorprende no sólo por su belleza paisajística, sino también por sus famosas salinas situadas sobre el río Salado.

gu4-1.jpg

Estas salinas. de origen romano, fueron antaño las más importantes de España. Son, obviamente, salinas de interior, en las que se utilizan manantiales de agua salada producidos al atravesar el agua los depósitos de sal subterráneos.

Imón cuenta también con una magnífica iglesia renacentista del siglo XV y, sobre el pueblo, se localiza el Llano de las Simas, con un espectacular bosque de encina virgen.

gu4-2.jpg

Atienza, situada en la Serranía Norte de Guadalajara, es un cruce de rutas importantes de sus lares: la del Cid, la del Románico Rural y la del Quijote.

gu4-3.jpggu4-8

Buscando aparcamiento acabamos en la base de su castillo, situado en la parte más alta del pueblo, sin duda el monumento más representativo de Atienza. Utilizado por los celtíberos y luego por los árabes que construyeron una fuerte alcazaba, fue reformado por los cristianos tras la Reconquista.

gu4-4gu4-5

Durante la Edad Media cambió de manos numerosas veces entre los siglos IX y XI. Fue ocupado por Alfonso III, por Almanzor y por Sancho García, entre otros, para ser definitivamente tomado por Alfonso I de Aragón, Rey consorte de Castilla por su matrimonio con Urraca I. Es nombrado en El Cantar de Mío Cid, refiriéndose a él como “peña muy fuerte”.

gu4-6gu4-7

Llegamos a media mañana a Guadalajara, tras pasar por Hita, la villa del Arcipreste, en un viaje que estaba resultando muy literario…

gu4-9.jpg

Tras dejar el coche en un céntrico párking nos dirigimos a la igleisa Concatedral de Santa María de la Fuente, que se encuentra en la plaza del mismo nombre, a un lado de la calle Doctor Santiago Ramón y Cajal.

gu4-10gu4-11

En esta iglesia, cuyo origen se remonta a fines del siglo XIII o principios del XIV, se suceden tres estilos principales: el mudéjar, que define las puertas de ladrillo, con arcos de herradura apuntados, y la torre, inicialmente exenta; el estilo renacentista, incorporado a principios del siglo XVI, en el pórtico, con característicos capiteles alcarreños, y, finalmente, el barroco, en la bóveda interior.

gu4-13

En el interior de Santa María, de tres naves con arcos apuntados, muy transformado, se suceden las capillas, lápidas, altares y otras obras de arte, entre las que destaca el retablo policromado, que trazó fray Francisco Mir en 1624.

gu4-12gu4-14

En la cuesta de San Miguel, que sube desde Santa María hacia el centro de la ciudad, se encuentra uno de los edificios más interesantes de Guadalajara, una obra maestra de la arquitectura en ladrillo: la capilla funeraria de Luis de Lucena, también llamada de los Urbina o de Nuestra Señora de los Angeles.

gu4-15

Esta capilla, que estuvo adosada a la iglesia de San Miguel, ya desaparecida, revela la tradición mudéjar en el uso del ladrillo, pero su estilo caprichoso obedece al manierismo del siglo XVI. Fue fundada por el humanista Luis de Lucena y su construcción, tal vez trazada por él mismo, data de 1540.

gu4-19

El interior exhibe un estilo no menos caprichoso: en las pilastras, que introducen una mezcla de dórico y jónico, y en la tribuna que acoge la escalera de caracol que sube al piso superior.

gu4-17gu4-16

Las bóvedas, pintadas probablemente por Rómulo Cincinato, que también trabajó en el palacio del Infantado, desarrollan un programa iconográfico de características erasmistas y simbólicas.

gu4-18

Adquirimos aquí la Guadalajara Card, una tarjeta turística que nos permitía conocer de una manera sencilla el patrimonio histórico-artístico de la ciudad. Era una ardua tarea visitar todos los monumentos a los que daba acceso, pero había que intentarlo. Con ella ahora en nuestro poder nos dirigimos a la Iglesia y Cripta de San Francisco, a la que da acceso  la plaza de Bejanque.

gu4-20

gu4-21

El Fuerte de San Francisco, antes de que fuera ocupado por el Ejército en el siglo XIX, fue Convento de San Francisco, fundado en el siglo XIV y favorito de los Mendoza. Durante muchos años ha sido sede del TYCE (Taller y Centro Electrotécnico de Ingenieros del Ejército) y hoy en día mantiene una exposición permanente de maquinaría industrial.

La iglesia del Convento de San Francisco, destruida y reconstruida varias veces, conserva un tesoro poco conocido pero de gran valor arquitectónico: bajo el ábside de estilo gótico, se oculta el panteón de la familia Mendoza, realizado a semejanza del Panteón de los Reyes de El Escorial.

gu4-22gu4-23gu4-24gu4-25

Próxima parada: Palacio de la Cotilla. Ubicado en la plaza del mismo nombre, data del siglo XVI, según revela su portada blasonada y el patio central, trazado por Lorenzo Vázquez.

gu4-30.jpg

A fines del siglo XIX, sus propietarios eran los marqueses de Villamejor, Ana de Torres e Ignacio de Figueroa, padres del conde de Romanones. De aquella época se conserva el Salón Chino, decorado todavía con el papel pintado original, según el estilo de la dinastía Qing, cuya rareza en España le otorga un valor excepcional.

gu4-27gu4-26

También resultan interesantes las salas dedicadas al dramaturgo Antonio Buero Vallejo y al escultor José de Creeft.

gu4-28gu4-29

Se acercaba la hora de la comida… y del cierre de los monumentos. Pusimos rumbo al Palacio del Infantado, pero antes visitamos el Torreón de Alvar Fáñez, del siglo XIV, que recuerda la leyenda de la reconquista de la ciudad por el mencionado personaje en 1085. Hoy se ha convertido en un centro de interpretación del escudo de armas de Guadalajara.

gu4-31.jpg

La historia del palacio del Infantado, de los duques del Infantado, la casa principal de los Mendoza, puede resumirse en cuatro actos: su construcción, iniciada en 1480 y concluida a fines del siglo XV, bajo la dirección de Juan Guas; su reforma, por el quinto duque del Infantado, entre 1570 y 1580, que introdujo los elementos renacentistas; su ruina, a causa de un incendio en 1936, y, finalmente, su restauración en los años sesenta, lenta y discutible. Aun hoy, transformado y mutilado, es un edificio magnífico y sorprendente.

gu4-32gu4-33

Los contrastes abundan en la fachada del palacio: entre la traza gótica inicial y las ventanas renacentistas; entre los vanos de la galería superior y el gran muro de fortaleza del cuerpo bajo, cuya solidez acentúan las cabezas de los clavos de piedra; entre este muro esquemático y la complicadísima portada, marco sucesivo de los emblemas de la familia y del constructor; finalmente, sobre la piedra ocre, al caer la tarde, queda el contraste entre las luces y las sombras.

gu4-35gu4-34

No menos valor tiene el Patio de los Leones, en el interior. Se compone de dos galerías, formadas por arcos rebajados de tres centros: en la inferior, predomina el motivo compuesto por los leones enfrentados; en la superior, el de los grifos, animales mitológicos. La galería baja, inicialmente, estaba sostenida por columnas helicoidales, como las del piso alto. En 1571, esas columnas fueron sustituidas por las actuales, de estilo dórico, al mismo tiempo que se levantaba más de un metro todo el suelo del patio.

8c61cb7c5aa9cd04de42abdbad1e7ab9.jpg

La mayor parte de la decoración interior del palacio ha desaparecido, destruida en el incendio de 1936. Durante muchos años el palacio ha sido sede de la Biblioteca Provincial. El Archivo Histórico Provincial y el Museo Provincial se encuentran aquí.

Nos quedaba para la tarde la visita al Panteón de la condesa de la Vega del Pozo, así que decidimos buscar un sitio para comer cercano. En estos días festivos, el centro de la ciudad era un ir y venir de gente, más a la hora de la comida.

gu4-36

Stromboli, en pleno corazón de los Jardines de la Concordia, resultó ser todo un acierto.

La ciudad de Guadalajara debe al mecenazgo y a la filantropía de María Diega Desmaissieres, duquesa de Sevillano, condesa de la Vega del Pozo, uno de los mejores conjuntos arquitectónicos de fines del siglo XIX.

gu4-37.jpg

La duquesa, en torno a 1881, encargó a Ricardo Velázquez Bosco la construcción de un vasto complejo de edificios, destinado a establecimientos benéficos y a panteón familiar, al sudoeste de la ciudad, a un lado del actual parque de San Roque.

Interior del panteón de la Condesa de la Vega del Pozo

El panteón, cuya cúpula de cerámica vidriada es uno de los hitos de la ciudad, refleja la influencia del arte del norte de Italia, combinando elementos orientales y occidentales, que dotan al edificio de cierta estampa bizantina. El panteón tiene planta de cruz griega, rigurosamente simétrica.

gua8

En su interior, destaca el altar, presidido por un excelente calvario, pintado por Alejandro Ferrán.

gua9

En la cripta, el imponente grupo escultórico, de Ángel García Díez, que representa el cortejo fúnebre de la duquesa. En todo el edificio, en cada detalle, con insistencia, se revela la riqueza de materiales y la perfección de su acabado. En contraste, en la bóveda de la cripta, de nervadura, casi plana, sobresale el alarde técnico.

gua3gua5

Poco más se podía contemplar de Guadalajara en tan poco tiempo… Anochecería pronto y nos quedaban unos 425 kilómetros hasta casa. Hora de regresar…

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Asesinó a su pareja, hirió a un vecino y se suicidó en Remedios de Escalada

Un hombre asesinó hoy a balazos a su pareja en una casa de la localidad bonaerense de Remedio

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

El polémico video de la madre que le da de comer en la boca a su hijo adicto a los videojuegos

El chico es adicto a los juegos y no encuentran la manera de controlarlo. A la distancia parece senc

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Los cambios de vida despiertan fantasía

Soñamos con otras vidas. No por estar enfrentados con la actual sino porque nos persigue esa

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS