You are here: Home > Viajando > Mar del Plata!

Mar del Plata!

Confieso: nunca había ido a Mardel. Siempre habíamos vacacionado en Mar del Tuyú, otra localidad cercana a La Feliz.

La idea me parecia buena, sobre todo por que iba con un paquete comprado por agencia, en donde no tendria que preocuparme por encontrar alojamiento, o rastrear buenos locales de comida para tomar mis alimentos. Esta vez tenia ganas de vacacionar en vez de tirarme a la aventura. Solo estaría 8 días  por lo tanto estaba mentalizada en disfrutar y dejar el estrés de la sorpresa diaria de lado.

Salimos el 26/12, después de 18 horas de viaje, arribamos a la ciudad feliz. Nos recibía con esa humedad característica de la costa, a la cual, los cuyanos no estamos acostumbrados pero que disfrutamos tanto que intentamos acapararla con nuestros poros.

La ubicación del hotel no podía ser mas privilegiada, a solo 2 cuadras de la playa, rodeada de locales comerciales, a solo metros de la peatonal y la catedral…escenario perfecto para dejar de lado el grupo de la agencia y salir por ahí a caminar y recorrer la ciudad…

El primer día fue de relax…en realidad solo un par de horas, ya que a las 3 pm comenzaron las actividades establecidas, las que me obligaron a olvidarme del city tour que quería realizar. La primer salida fue a Playa Grande, balneario considerablemente al sur de la ciudad, en donde el agua tibia del atlántico nos esperaba junto con un viento tan helado que permitió solo mojar los pies y jugar a tirarse arena….personalmente, nunca me había sentido tan triste….. pero las condiciones climáticas son esas variables que nadie puede manejar ni mejorar. Estuvimos en el complejo hasta entrada la noche, ya que nos esperaba una mini-fiesta de bienvenida, una suerte de “previa” para lo que serian las siguientes 6 noches de boliche…..

Tanto en el camino de ida como de vuelta, Avenida de la Costa, quede maravillada con los hermosos chalets que la adornan, esas casonas que hoy se han convertido en hostels o bares, restaurantes o paradores, que pintan de juventud el paisaje. Todas adornadas con hermosas flores y verdisimos pastos…para los acostumbrados a los paisajes desérticos  esto es un espectáculo de la naturaleza que debemos venerar y que podemos mirar indeterminadamente durante varios minutos….

El dia siguiente me encontro madrugada, por mas de que hacia solo unos minutos habiamos regresado del boliche, decidí partir y  esperar la hora del almuerzo y posterior actividad en la playa tomando sol. Pero no cualquier playa, sino playa Bristol, icono  de la ciudad Feliz. El que no fue a la Bristol, o la Perla, no ha estado en Mar del Plata. Son playas características, hitos de la ciudad, donde se ve la argentinidad en cada centímetro cuadrado de ella. Es como estar en casa. Es mirar y encontrar la típica familia argentina, que baja con el mate, el perro, el diario, las reposeras, el tejido(si, hay señoras que tejen en verano), el novio de la nena, la radio(si, la radio!), nada mas alejado de cada familia argenta. Uno se siente en casa….

Y ahi me quede, en la Bristol, recorriendo sus puestitos artesanales e industriales, en donde se puede encontrar desde collares de conchitas y caracoles marinos hasta ropa y calzado. Me quede ahí viendo como rompen las olas en las defensas, me quede ahí admirando el mar…hasta que se hizo la hora de almorzar y reunirme con mi grupo para realizar la tan ansiada actividad diaria.

El segundo dia nos guardaba una mojada sorpresa: íbamos de camino a AquaPark, parque acuático de diversiones, en donde tenes 30 toboganes diferentes para tirarse solo o acompañado, en gnomon o alfombra, o si no sos tan arriesgado(como yo) tenes la pileta de olas rodeada de reposeras para disfrutar del sol y de algún que otro chapuzón fresco. Yo me quede en las reposeras, tomando sol y preguntándome como mis compañeros de viaje lograban subirse hasta 20 metros de altura para tirarse de esos toboganes..yo temblaba desde abajo… no todo fue sol, alrededor de las 6 pm el cielo se puso negro, pero negro. Las nubes parecían explotar de tan cargadas de agua que estaban. La lluvia nos corrió literalmente hasta el corazón del complejo en donde se encuentra el local de comidas rápidas  y ahí estuvimos 45 minutos, esperando que la tormenta parara para poder llegar hasta el micro y volver al hotel… Todos esperábamos que el tiempo mejorara con las próximas horas, ya que queríamos disfrutar por lo menos un solo día de sol y calor. Entiéndase calor  a una temperatura aproximada a los 30 °C que es a lo que estamos acostumbrados en la región de cuyo. Pero dificultosamente esa temperatura podía llegar a experimentarse en la costa atlántica… vale aclarar que esa noche también habría boliche, y durante las próximas 4…

El tercer día era libre, libre. Ese día que es tan esperado por los aficionados al turismo o lo profesionales en turismo(como yo), en donde uno sale del hotel y se dirige al CIT mas cercano para llenar la mochila de folletos y mapas e instrucciones que atesorara por el resto del viaje y que le serán de suma importancia y ayuda para poder realizar todas las actividades que quiera. Sin ese material estaríamos perdidos… es así que abrí mi mente a una Mar del Plata que se extendía mas allá de las ventanas del micro que tan cuidadosamente nos llevaba a todos los destinos en donde teníamos actividades programadas.

Lo primero que pregunte fue: donde esta el puerto? No concibo ir a la costa y no comer frutos de mar. Quería empaparme de esa cultura de puerto, ese olor tan especial, los colores, las historias… asique compre mi tarjeta de micro y partí acompañada por una amiga y mi hermana a explorar la feliz. Viajamos aproximadamente 30 minutos en micro hasta que llegamos a destino. Bajamos en el puerto, nos orientamos un poco y empezamos a recorrer. Hasta que nos cansamos de comer pescado y decidimos seguir caminando. Esta vez con rumbo a la reserva de lobos marinos y mirador del mar, un camino de aproximadamente 3 kilómetros que se puede hacer a pie o en auto. El punto máximo de la escollera permite tener una visión de 360° de la ciudad y del mar. Es como estar en un barco, las olas rompen sobre la escollera y lo empapan de gotitas saladas de mar, sin palabras! Y ni hablar de la reserva de lobos marinos. Muchos podrán decir que esta descuidada, que los animales podrían estar en mejores condiciones. Yo digo que ya es un gran avance el que les hayan re ubicado  y que muchas veces el capital mas importante de las fundaciones que llevan adelante este tipo de programas o proyectos de conservación  es el capital o  recurso humano, primordial para poder realizar las acciones. No todas manejan sus propios recursos financieros, muchas dependen de las donaciones de socios o simpatizantes de la causa, otras reciben fondos del estado, pero el recurso mas importante es la voluntad y las ganas de hacer el cambio, de mejorar las cosas, y para eso se necesitan manos y ganas de colaborar. Muchos se quedaron pensando sobre este punto de vista tan peculiar….

Cuando la tarde empezó a caer, decidimos volver por donde habíamos venido. Tomamos el micro con dirección a la ciudad, y nos bajamos en el Hotel Provincial. Habia mucha gente reunida en las escalinatas, por lo que decidimos ir a ver que pasaba. Era un espectáculo de tango. Una familia entera que ha hecho de esta danza ciudadana su medio y forma de vida. Nos deleitaron con sus artísticos cuadros, la música que le pone a uno la piel de gallina, es ese sentir argentino que enorgullece…

Como todavia falta contar un chorro, será hasta la parte dos…………..

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply