You are here: Home > Viajando > Las ciudades de Islandia

Las ciudades de Islandia

Realmente hablar de ciudades en Islandia es ser un poco exagerada, porque quizá la única ciudad como tal es Reikiavik, la capital. En el resto de su geografía podríamos hablar de pueblos o aldeas. En cualquier caso, quería recuperar en un post todos aquellos núcleos poblacionales más o menos relevantes a lo largo de la isla.

Por supuesto, empezamos por Reikiavik, la capital más septentrional de Europa y la ciudad más poblada del país con unos 120.000 habitantes. Ubicada muy próxima al Círculo Polar Ártico, en invierno apenas tiene cuatro horas diarias de luz, pero en verano tiene unas noches muy cortas (incluso inexistentes alrededor del solsticio). Es prácticamente inevitable viajar a Islandia y no pasar por ella, pues está muy cerca del aeropuerto y supone un punto de partida o fin en cualquier recorrido por la Isla.

Aunque sea la capital y concentre un tercio de la población de la isla, es una ciudad pequeña que se puede conocer en un día tranquilamente. Los puntos de interés quedan concentrados en el casco histórico y es fácil moverse a pie.

No tiene importantes monumentos, aunque sí una interesante oferta cultural. Pero en cualquier caso, su encanto más bien radica en pasear por sus tranquilas calles llenas de casitas de colores, en disfrutar de sus espacios verdes o de alguna piscina termal, en hacer algunas compras, en acercarse al puerto y en comer alguna de sus especialidades, como el famoso perrito caliente de cordero o una sopa de pescado servida en una hogaza de pan.

Por las noches además parece que ofrece una desenfrenada vida nocturna. Es famoso el runtur, que consiste en ir de bar en bar hasta que el cuerpo aguante. Aunque nosotros nos retiramos pronto a dormir, no íbamos con muchas ganas de ocio nocturno.

La cuarta ciudad más poblada es Akureyri, conocida como la capital del norte. Con menos de 20.000 residentes, es el principal puerto pesquero y la única ciudad relativamente grande al norte junto a Husavík. Cuenta con un clima oceánico algo más templado que el resto del país gracias a la protección del fiordo Eyjafjörður y a la sierra montañosa.

Quedan algunos vestigios de Oddeyri, el segundo distrito más antiguo de la ciudad, donde tenían lugar los encuentros parlamentarios desde principios del siglo XIV hasta 1551. También una pequeña y peculiar iglesia consagrada en mediados del siglo pasado.

Como decía, comparte relevancia al norte junto con Húsavík, el primer lugar en ser habitado de la isla. Situado en el mar de Groenlandia, en la bahía Skjálfandi, al norte de Islandia, a unos 91 kilómetros de Akureyri, es un encantador puerto pesquero a tan sólo unos kilómetros del Círculo Polar, por lo que se puede observar el sol de medianoche en verano, de mediados de junio a mediados de julio. Hoy es famoso por servir de puerta para las excursiones de avistamiento de ballenas y de frailecillos. También alberga el Museo de las Ballenas.

Además, Husavík es un sitio privilegiado porque está próxima a lugares muy interesantes como el Círculo del Diamante o la Península de Tjörnes. Dado que nos encontramos con una climatología un tanto complicada para realizar la excursión para ver estos cetáceos, no nos quedó otra que pasear por esta pequeña población y después lanzarnos a descubrir los puntos de interés cercanos.

Moviéndonos hacia el este destaca Seyðisfjörður, ubicada precisamente en el fiordo homónimo. Por su localización permite observar el curso del fiordo desde lo alto de sus colinas. Además, dado que es puerto internacional, ofrece bastantes servicios. Podemos encontrar algunos hoteles, gasolinera y varios restaurantes y cafeterías donde degustar las especialidades locales.

Un pueblo de los más destacados en el sur es Vík í Mýrdal, a 180 km al este de Reikiavik, donde las temperaturas son más suaves que en el resto del país, aunque suele llover y azotar el viento. A pesar de que tan solo residen unas 200 personas, destaca por estar a un paso de las playas de arena negra y columnas de basalto así como por sus pequeñas fabricas de ropa de lana.

Otros pueblos más o menos importantes son:

  • Keflavik: situada en la Península de Reykjanes, a unos 40 kilómetros de la capital, es la quinta ciudad en población, con 14.000 habitantes. Realmente esta ciudad ha crecido por su proximidad con Reikiavik y sobre todo por el aeropuerto.
  • Borgarnes: Ubicada muy cerca de la Península de Snæfellsnes entre Reikiavik y el norte no es muy grande, pero en ella se puede visitar el Museo Borgarfjörður (dedicado a la vida infantil y la infancia en la Islandia del siglo XX), el Jardín Botánico de Skallagrímsgarður, el Parque Bjössaróló (diseñado para reflexionar sobre el consumismo), y su iglesia.
  • Egilsstaðir: Se halla valles, montañas y fiordos y gracias a esta localización sirve como base para hacer rutas de senderismo o trekking, así como para acercarse a los tres principales fiordos del este: Vopnafjörður, Reyðarfjörður y Seyðisfjörður. En él se pueden visitar varias granjas o el Museo de Tradiciones, pero sobre todo es importante porque cuenta con hoteles, restaurantes y gasolinera, así que resulta conveniente en el paso por el este.
  • Kirkjubaejarklaustur: Conocida coloquialmente como Klastur, se halla entre Hön y Vík y cuenta con apenas unos 160 habitantes. Gracias a su ubicación y su oferta de servicios, sirve como parada para visitar el Parque Nacional de Vatnajökull y alrededores.

Como vemos, Islandia no cuenta con muchos núcleos urbanos a los que podamos llamar ciudades como tal, pero dada la escasez de servicios en la isla, conviene tener en cuenta estos nombres para marcarlos en el mapa y saber cuándo y dónde parar a repostar o comprar víveres antes de seguir disfrutando de nuestro viaje.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply