You are here: Home > Viajando > La traducción de textos turísticos: la seducción es cuestión de idioma

La traducción de textos turísticos: la seducción es cuestión de idioma

La costa gallega | EspañaEspaña cuenta con numerosos atractivos que lo convierten en un destino de acogida de miles y miles de turistas cada año. Es un país de contrastes y ahí radica su riqueza. Marcadas diferencias en territorios, paisajes y climas, que a su vez han conformado las gastronomías regionales, que hacen las delicias de sus visitantes. Ciudades cosmopolitas y milenarias; pueblos que parecen anclados en el pasado. Cultura, ocio y deporte para todos los gustos.

«Para el país, el turismo representa el 10% del PIB, es el cuarto país a nivel mundial por número de visitantes y el segundo por volumen de ingresos generados, lo que da una idea de la importancia de este sector para la economía española.» La Vanguardia, 29/01/2013.

Imagen y palabra deben aunarse para atraer y seducir a los extranjeros y conseguir que se decanten por nuestra oferta turística. Una labor a desarrollar en origen y en destino por igual. La seducción pasa por la lengua. Un turista apreciará mucho poder leer folletos, guías y cartas de restaurantes, ver anuncios y oír cuñas radiofónicas en su idioma. Sin embargo, a veces la calidad lingüística de las comunicaciones deja mucho que desear.

Pueblo de fiesta mayor, Cataluña | EspañaLos textos turísticos apelan a los sentidos, quieren transmitir sensaciones. Recurren con frecuencia a juegos de palabras e imágenes que el traductor deberá adaptar a su lengua y al público destinatario de la campaña; una mala traducción puede hacer fracasar la transmisión del mensaje y, lo que es peor, generar una imagen pésima de la oficina de turismo que ha creado la campaña, del restaurante al que acude el comensal a comer, la ciudad o el país en general. Las traducciones o adaptaciones de estos textos deben llevarlas a cabo traductores y redactores nativos, que dominen la riqueza lingüística de su idioma pero a la vez conozcan muy bien nuestra cultura y nuestro idioma. Un extranjero detectará de inmediato si los textos que lee están bien redactados en su idioma natural. Una traducción o adaptación bien hecha no se nota ni «huele» al idioma en que se redactó originalmente el texto, «suena natural».

El poder de seducción y fidelización también pasa por la capacidad del personal de los establecimientos turísticos y las tiendas de dirigirse a sus clientes extranjeros en su idioma y dar un buen servicio al cliente. Si les atendemos bien y les hablamos en su lengua, aumentan las probabilidades de que vuelvan en otra ocasión o recomiendan establecimientos y lugares cuando regresen a su país. Si queremos fomentar el turismo, mimemos las comunicaciones en el idioma de los extranjeros que queremos atraer.

Para profundizar en el tema:

España es el destino más repetido por los turistas, La Vanguardia, 29/01/2013 2013

Imagen y presencia exterior de España, Fundación de las Cajas de Ahorros

Sección Turismo e immobiliario del ICEX

Fotos de Martine Fernández Castaner

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply