You are here: Home > Viajando > La reserva de ciervos, atractivo natural en el Monte ‘El Viejo’

La reserva de ciervos, atractivo natural en el Monte ‘El Viejo’

El Monte ‘El Viejo’ se conforma como el pulmón natural de Palencia. Encinas y quejigos aportan verdadera tranquilidad a solo cinco minutos de la urbe y la reserva de ciervos proporciona a los palentinos ese contacto con una naturaleza que, en realidad, nunca ha sido lejana. La abundancia de animales y la facilidad de verlos a corta distancia -siempre que se atraiga su atención con un buen ‘currusco’ de pan- hace que sea una de las visitas más prometedoras, especialmente para los más pequeños.

Muchos son los que acuden a la reserva a ofrecer a los ciervos un currusco de pan | Fuente: Ana Fernández de la Reguera Hermoso

Muchos son los que acuden a la reserva a ofrecer a los ciervos un ‘currusco’ de pan | Fuente: Ana Fernández de la Reguera Hermoso

La visita al Parque de Valdellano se ha convertido en parada obligatoria para los turistas que acuden a Palencia, tanto como cualquier otro monumento de la capital de provincia. Para la ciudad es un lujo poder tener a escasos kilómetros del centro casi 50 hectáreas de hábitat natural, de manera que todo palentino siente orgullo por esta reserva.

La reserva de ciervos se instaló en el Monte ‘El Viejo’ en 1975, cuando se trajeron diez ejemplares de la finca Quintos de Mora (Toledo) como iniciativa del Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Icona), según El Norte de Castilla.  Actualmente se encuentra instalada en terrenos del Ayuntamiento pero está gestionada y financiada por la Junta de Castilla y León.

El propósito de este espacio fue, desde el principio, aportar un valor añadido a este monte tan querido por los palentinos, y dotarle de una Zona Natural de Esparcimiento. La población de ciervos en 2016 llegaba a los 64 ejemplares, sin embargo, el número ideal para compaginar en la reserva el espacio vital para los animales y un número adecuado para el disfrute del público está en torno a los 20-25 ejemplares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

EL MONTE ‘EL VIEJO’

El Monte ‘El Viejo’ fue vendido en 1191 por el rey Alfonso VIII a la ciudad de Palencia. Dentro de este lugar, se encuentran, además de la reserva de ciervos, piscinas públicas, circuitos deportivos, zonas de juegos infantiles, una gran red de senderos e itinerarios que recorrer a pie o en bicicleta, así como restaurantes.

Señales en el Monte El Viejo

Señales en el Monte El Viejo | Fuente: Ana Fernández de la Reguera Hermoso

En este sentido, destacan dos construcciones características del Monte. En primer lugar, la Casa Grande, que data del siglo XVI y que previamente fue la vivienda de los guardas, ha sido durante muchos años el restaurante insignia del lugar. Por otro lado, el Refugio, construido durante el siglo XIX, es la zona más frecuentada por su fácil acceso, además de su cercanía con las piscinas, merendero y barbacoa.

Existen diferentes zonas donde se pueden contemplar hermosas panorámicas, por ejemplo, desde la Casa Pequeña, se puede apreciar una vista de la ciudad. Un porrón suele hacer más amena la estancia a los palentinos en este mirador.

Panorámica de Palencia desde la Casa Pequeña

Panorámica de Palencia desde la Casa Pequeña | Fuente: Ana Fernández de la Reguera Hermoso

 

 

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply