You are here: Home > Viajando > La gravedad

La gravedad

Resulta muy difícil distinguir a las estrellas más frías de las enanas marrones, estrellas fallidas porque en su interior no se ha alcanzado la temperatura necesaria para que se produzcan las reacciones nucleares típicas de las estrellas ‘puras’. A veces la vista se detiene en los rincones más insospechados de la Vía Láctea. Me he fijado en este párrafo de un despacho de agencias y no he podido dejar de leer. El resto de la crónica informa de la futura localización de miles de estrellas enanas ultra-frías. Se trata de la misión Gaia, como la diosa Tierra y la otra orilla del Duero en Oporto, donde las bodegas. Pero no he bebido ni es ciencia ficción. La Agencia Estatal Europea pondrá el satélite en órbita el próximo otoño. Gaia dará vueltas alrededor del Sol, en la línea imaginaria que le une a nuestro planeta, pero un millón y medio de kilómetros detrás, señala ufana la nota de Europa Press. Flotará en un punto que alguien llamó Lagrange. La misión aplicará un método de medición de la temperatura y la gravedad en el que participan científicos de la Universidad de Cádiz, entre otros. Determinarán la posición de las estrellas, nuevos planetas en torno a ellas, asteroides e incluso otras galaxias. En ese puzzle estrellado solo se detectarán unas decenas de las más gélidas. Las que tienen una temperatura inferior a los 1.500 kelvin, una cuarta parte del ardor del sol. Al menos de día. Todo esto a partir de tecnologías mineras y programas infomáticos; de viajes al centro de la Tierra y códigos binarios. Imagino que los de Lagrange, si pudieran medirnos, se sorprenderían de nuestra gravedad y temperatura interior. ¿Y si un día no hubiera  suficiente calor para producir las reacciones nucleares típicas de este planeta? Seríamos como una estrella enana, marrón y escurridiza, apenas medible por un satélite.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply