You are here: Home > Viajando > La experiencia de ver Auroras Boreales

La experiencia de ver Auroras Boreales

Las auroras boreales son uno de los fenómenos naturales más impresionantes que se pueden encontrar simplemente mirando al cielo. En el lugar y momento adecuado, claro, ya que su apariencia e intensidad varían en función de la actividad del sol y la ubicación según el campo magnético de la Tierra. Fue el astrónomo Galileo Galilei quien bautizó este espectáculo de la naturaleza en 1619 como Aurora Borealis en honor a la diosa romana del amanecer, Aurora, y el del dios griego del viento del norte, Bóreas. Y, aunque normalmente se llame aurora boreal a todo tipo de auroras, lo cierto es que las del Hemisferio Sur reciben el nombre de auroras australes.

Son resultado del choque de las partículas cargadas procedentes del Sol con el campo magnético de la Tierra. Al alcanzar nuestra atmósfera colisionan con las moléculas de ozono, oxígeno, nitrógeno y otros elementos provocando que los átomos ganen un electrón que posteriormente será liberado devolviendo la energía en forma de sinuosas y coloridos destellos de luz. Que estos sean de un color u otro depende de qué elemento predomine. Así, por ejemplo, cuando las auroras son verdes o amarillentas es porque el más potente es el oxígeno, mientras que si son más azuladas (incluso tonos púrpuras o rojos) se debe al nitrógeno. Aunque claro, hay que matizar este punto, ya que el ojo humano es incapaz de distinguir esta variedad cromática a simple vista. Lo frecuente es ver un haz de luz blanquecino, por lo que conviene ir mentalizado al respecto si se hace un viaje para ver auroras. Nosotros teníamos unas expectativas en base a fotografías y luego la desilusión fue grande. El caso es que para conseguir una de esas espectaculares imágenes, es necesario una cámara capaz de hacer largas exposiciones con una apertura de f/1.4 o f/2, una lente que cuanto más se acerque a un gran angular, mejor, y un trípode. Yo no fui capaz con nuestra cámara y nuestro objetivo 18-55 por mucho trípode que llevara. No todo era culpa del equipo, también de mi inexperiencia claro, pero desde luego no era el más adecuado para este tipo de fotografía. Aunque claro, no esperaba yo que a finales de agosto pudiéramos encontrarnos siquiera con la posibilidad.

Y es que la mejor época para observarlas es entre los meses de octubre y marzo, siendo la mejor estación el invierno, ya que es cuando hay más horas de oscuridad. En verano, con noches cortas y casi inexistentes, es imposible. Y lo mismo ocurre con la luna llena o en un núcleo urbano con contaminación lumínica. Si hay luz, no se ven. Así de simple. No obstante, como es un fenómeno que depende de la actividad y el viento solar, no todo es tan sencillo como que sea esa época del año y haya oscuridad, sino que han de darse otra serie de circunstancias climatológicas, como por ejemplo que el cielo esté despejado y no haya nubes.

Dado que las partículas del viento solar viajan a velocidades de entre 300 y 1000 km/s y tardan en recorrer la distancia Sol-Tierra unos 2-3 días, se puede realizar una previsión con algún día de antelación sobre cuándo existe posibilidad de verlas. Aunque claro, no deja de ser una previsión, como cuando dan lluvias. Todo puede cambiar en función de horas. De hecho, aunque las auroras se dejen ver, tal y como aparecen, pueden desaparecer. No es un fenómeno que tenga una duración establecida. Bien puede ser unos minutos que unas horas. El índice kp (de 0 a 9) es el que marca la probabilidad de que sean visibles. Cuando va acompañado de G1, G2, G3, G4 o G5 significa que hay tormenta solar (1 la más débil, 5 la más fuerte), por lo que la probabilidad aumenta considerablemente. Nosotros nos encontramos con un kp 6 y una G2, que supongo que fue por lo que fuimos capaces de verla en aquellas fechas.

En resumen, para ver auroras boreales necesitamos estar en la latitud adecuada, entre octubre y marzo, en un lugar remoto en la máxima oscuridad, con un cielo despejado, una cámara con gran angular y trípode, paciencia y ropa de abrigo. Ah, y un dato importante: mirar al norte.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply