You are here: Home > Viajando > Feria de Cali 2012: seis días entre la rumba y la polémica

Feria de Cali 2012: seis días entre la rumba y la polémica

Feria de Cali 2012

Colprensa | Frontera Informativa | Cali

Fueron seis días de cultura, rumba y salsa. Pero también fueron seis días de polémica. Seis días en los que Cali fue el epicentro de la integración cultural y del entretenimiento: reinas y calaveras desfilando por las calles, bailarines de salsa en carrozas, conciertos en los barrios, tres mil caballos galopando por seis kilómetros, día del pacífico, melómanos, bailadores y demás.

Pero, por otro lado, también fueron seis días en los que el público no pudo asistir masivamente a las graderías del corazón de la Feria, hubo Feria de revendedores de boletería y claramente falta de planificación en algunos enventos como el Superconcierto, que terminó en un fracaso admitido incluso por Corfecali.

La Feria contagió por seis días a locales y extranjeros de varias de las cosas positivas que tienen los caleños. Para los turistas extranjeros y vistantes de Colombia, Cali es una ciudad que tiene mucho para ofrecer en el fin de año y que podría lograr mucho más si la fiesta ferial evolucionara en oferta de eventos y planeación.

El Salsódromo fue calificado por muchos como el evento más destacado de la Feria: 1.300 bailarines en un recorrido de un kilómetro de distancia, mejorías en la calidad de las agrupaciones y asistencia masiva, confirman la fuerza que ha tomado esta iniciativa dentro de los eventos de la Feria, una apuesta que sigue posicionando a la salsa como la industria cultural característica de Cali. No obstante, hay quienes consideran que después de cinco ediciones el Salsódromo requiere un nuevo impulso para que presente nueva temáticas y propuestas artísticas. La gran pregunta sin embargo gira en torno al presupuesto que se le asigna a este evento.

El Encuentro de Melómanos y Coleccionistas fue uno de los que mejor funcionó y encontró su sede en las Canchas Panamericanas. Este evento que ha sido uno de los más estables de cada año, pasó por varios parques de la ciudad, pero esta vez se le permitió su realización en un espacio amplio, seguro y dotado de toda la producción requerida para su calidad. Los asistentes al evento calificaron como un acierto la decisión de no poner a las orquestas por encima de los Disc Jockeys.

El punto más visible de la cabalgata fue una mejor logística, pero el evento sigue generando división en la ciudad. Las normas de seguridad tanto para los jinetes como para los caballos, quedaron sin fundamento tras la insistencia en el consumo de licor de los caballistas. Una yegua muerta y otros equinos heridos, fueron algunos de los resultados cuestionables de la cabalgata.

La boletería para el ingreso a desfiles y conciertos fue sin duda el talón de Aquiles de la Feria . Pese a que el 84% de las boletas fueron entregadas de manera gratuita a través de los medios de comunicación, juntas de acción comunal, Alcaldía y otras organizaciones, la efectividad de tal entrega no fue la adecuada y fueron varias las graderías que se quedaron sin asistencia, mientras numerosos caleños veían los desfiles tras las vallas de seguridad.

Para muchas personas el modelo de canjear financiación privada por boletas para los patrocinadores no es correcto, pues estos últimos no garantizan que la boletería gratuita llegue a la ciudadanía. Pero quedó demostrado que la empresa privada si se puede vincular a la Feria, sólo que hay que ajustar el modelo de la vinculación público-privada.

Por otro lado, también fue evidente que no se comunicó bien a la ciudadanía que la mayor parte de la boletería era gratuita y sólo una pequeña parte se comercializó. La opinión generalizada fue que no se pudo acceder a muchos eventos porque las boletas tenían precio, cuando no era así.

La gran decepción de la Feria fue sin duda el Superconcierto, que esta vez no logró convocar ni siquiera a cinco mil personas en el estadio Pascual Guerrero. Guillermo García, jefe de prensa de Corfecali, indicó en entrevista con el portal www.todocali.com que los resultados de este concierto eran responsabilidad directa de la empresa particular que obtuvo la concesión y que por ende el organismo municipal no tendría porqué hacerse responsable por sus pérdidas.

Las falencias que dejó ver la Feria también tienen su causa en los cuatro meses que tuvo Corfecali para la planeación y ejecución de todos los eventos, tras la renuncia en abril de Argemiro Cortés, quien fue designado por el alcalde Rodrigo Guerrero durante su posesión. El proceso de empalme de Rodrigo Jordán y su equipo afectaron directamente la organización de la Feria.

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply