You are here: Home > Viajando > El desconocido Julio Verne

El desconocido Julio Verne

Hace 185 años que nacía en Nantes el escritor Julio Verne. Sólo con leer su nombre la imaginación de muchos de nosotros vuela hacia los rincones de la fantasía en estado puro, hacia los rincones de la imaginación que sólo personas como este francés saben alcanzar.

Levanto la vista hacia las estanterías que prácticamente me rodean y trato de focalizar los libros de Verne que sé que tengo. No es tarea fácil porque tengo cientos de libros y casi todos comprados en librerías de lance, así que no están colocados por tamaños y colores sino por dónde los dejé la última vez que los usé. Soy un contumaz repetidor de libros: al igual que hay gente que disfruta escuchando la misma canción y disfruto releyendo ciertos libros. No tardo en localizar una edición de bolsillo de los años 40 de “De la tierra a la Luna”. Es un librito de lomo encolado que si no lo tratas con cuidado se puede convertir en un almanaque.  Me viene a la cabeza una de las cosas que mucha gente no sabe de Verne. Odiaba a los españoles. Pese a que a veces publicaba en España antes incluso que en Francia – un editor catalán fue su gran valedor- no desperdiciaba ocasión de dejar un recadito a los vecinos del sur. Cuando sus protagonistas buscan financiación para lanzar su obús hacia la luna comenta como la mente inculta de los españoles y su desprecio por la cultura y la ciencia no les permite dar más que una cantidad ínfima para el proyecto. Igual suerte corren los ingleses en “Una ciudad flotante” a los que dice que el Mersey y el Támesis son dos corrientes indignas de llevar el nombre de río. Otro tanto les dice a los habitantes de Glasgow a cuenta del río Clyde. Sus formas contrastaban con la elegancia del capitán Nemo o con el romanticismo de Mr Fog. Su vida personal y sentimental era bastante desastrosa. Él sólo pensaba en escribir, escribir y escribir. Novela, Teatro y sobre todo ficción aunque a él le costaba digerir éste término. Para el lo que escribía era simplemente ciencia novelada para hacerla más fácil de digerir. Algo así como la “mecánica popular” de los 50.  No vamos a descubrir hoy a Julio Verne pero si vamos a recordar todo lo que anticipó. Desde los viajes submarinos hasta los vuelos espaciales: desde un incipiente helicóptero hasta la espeleología.  hay tanta información sobre él y tenemos todos unas ideas sobre su obra tan marcadas que estoy seguro de que escriba lo que escriba, cuente lo que cuente, alguien me sacaría los colores. Por eso prefiero dejarlo aquí, mientras cada uno de nosotros nos evadimos hacia ese rincón favorito que Verne nos hizo imaginar. Volar, bucear, descubrir, amar, viajar… Todo es posible si nuestro vehículo es, como fue en su caso, la imaginación.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply