You are here: Home > Viajando > EL CAMION DE LA LECHE.

EL CAMION DE LA LECHE.

img570158 como objeto inteligente-1

Había quedado con los colegas de la montaña, en que yo me adelantaba unos días, y ellos aparecerían a mitad de la Semana Santa, así que baje yo solo del tren rápido que tenia parada en Campomanes; fiel a lo habitual en esa región el cielo estaba gris y el ambiente bastante húmedo; lo siguiente era encontrar algún vehículo que me acercase lo mas posible hasta el ultimo pueblo, próximo al refugio, pero no podía permitirme pagar un taxi yo solo, de tal manera eche a andar valle arriba con la esperanza de que algún camión o similar me quisiera subir – la confianza de la juventud, tuvo pronta respuesta – como era bastante temprano coincido que apareció en la carretera una camioneta que tenia que recoger las cantaras de leche por las aldeas y llevar algunos pedidos y encargos de los vecinos, como una especie de cordón umbilical que los mantenía comunicados con la ? Civilización ¿. Hice señas al conductor y tras presentarme y explicarle mis intenciones, el hombre accedió a subirme a cambio de que le fuera ayudando a cargar las lecheras, – me pareció algo totalmente lógico y justo,ademas de que con esa edad las fuerzas van sobradas -. El recorrido lejos de ser rápido se transformo en un contacto muy cercano con aquel paisano y los lugareños que conforme oían el camión, se iban acercando a la carretera bien para que se llevase la leche, para recoger algún mandado o hacerle al chófer un pedido para el próximo día que volviese; en el intercambio de frases de las conversaciones en Bable a veces me costaba enterarme de su significado – paimique_a mi me parece que – y es que aun teniendo familia por aquellos lares, en cada valle los giros y los matices locales le daban una característica especial a la que mi oído no estaba acostumbrado. Como la faena que tenia para esa jornada, solo era pedir la llave del Refu. en el pueblo y subir antes de que oscureciera y era aun antes del mediodía, aquella experiencia decidí atesorarla sin saber para que, pero tratando de no olvidarla, mas bien al contrario DISFRUTANDO de la circunstancia, y mas aun; sabiendo que en pocos meses el paisaje en el que iba a estar inmerso seria diametralmente opuesto, pues me había tocado hacer La Mili, en el Sahara, y de buenas a primeras no me sentía muy ilusionado al respecto (Pero esa es otra historia). Nos despedimos dos aldeas antes de terminar la carretera, aquel día todo lo que iba a hacer era llegar con luz de dia a mi destino ;entonces yo comencé el camino agradecido por haberme ahorrado unos cuantos Km, y por la compañía y la charla, pues los próximos tres o cuatro días, los pasaría yo solo. Ya conocía el lugar de años anteriores pero en invierno, sin embargo aun siendo ya primavera, la nieve aun era abundante, ?En que condiciones estaría en la Montaña¿. De hecho al poco de dejar atrás el pueblo comencé a encontrarla cubriendo buena parte del recorrido, y me acompañaría hasta la puerta del Refugio.

Las coincidencias a veces resultan divertidas, pues hablando con un colega hace pocos días, al salir el tema de este escrito y del contenido del mismo, me apuntó que a el y otros dos amigos un par de años después se encontraron viviendo una circunstancia similar en aquel mismo valle, pero aderezado con una nevada enorme; lo que impidió aun mas el acceso del “ Camión de la leche “ de hecho los habitantes del lugar mediante un trineo habían acercado las cantaras llenas hasta donde el espesor de la nieve había bloqueado el vehículo que les había trasladado algunos km,pero resultaba a todas luces evidente que tendrían que buscar en donde dormir, pues la meteorología no quiso ponerse de su lado; sin embargo si lo hicieron los paisanos de Tuiza de Abajo, en donde encontraron una habitación en la que pernoctar. Y lo que también marcó una inflexión en los acontecimientos fue cuando mis colegas sacaron el pan que habían comprado aquella mañana, una hogaza de aquellas enormes amasada con harina de trigo, osea, blanca; la gente de la casa solo tenían la “ Borona “ pan hecho con harina de maíz, o de centeno, o mezcla de ambos; para aquellas personas aquella Hogaza era casi un lujo, la miraban de una manera que los colegas captaron enseguida y se la ofrecieron, pues para ellos también supuso una novedad degustar ese pan tan cercano a la Tierra.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply