You are here: Home > Viajando > Día 10 – Anshun. El del bus sin espacio para piernas.

Día 10 – Anshun. El del bus sin espacio para piernas.

Para ir a las cataratas de Huangguoshu cogí un viejo minibus desde Anshun. Anshun está a una media hora de las cataratas, pero con este transporte, el más barato, se tarda una hora. Un tipo con la camiseta recogida y la barriga al aire se pasa el trayecto vigilando la carretera por la que el minibus va traqueteando para recoger a posibles viajeros. No se puede evitar mirar la enorme autopista que pasa por encima de los campos de arroz de la zona con un poco de añoranza. Siendo el tipo de visita que es, merece la pena llegar a Quiyang y buscar transporte directo a las cataratas para volver en el mismo día. Es hora y media de viaje y seguramente os dé tiempo a coger algún transporte nocturno para vuestro siguiente destino. En especial porque la visita a las cataratas no debería de llevar más de tres horas. Yo fui a Anshun mal informado, imaginando que sería un pequeño pueblo, aunque tuve suerte y fue de mis mejores noches en China.

Cascada de Huangguoshu de frente.

La verdad es que 78 metros de caída no es ninguna broma.

En fin, la visita a las cataratas se divide en tres zonas. Compras la entrada y, además, tienes que comprar un bono de autobús que te lleva por las distintas paradas. También puedes acordar el precio con algún taxista, pero no merece la pena, el servicio de autobús es bueno porque funciona con horario, y no esperando a que se llene. Lo malo es que no encontré un folleto con horarios. La primera zona es una especie de broma. No hay ni salto de agua, no merece la pena perder el tiempo en ella. Tal vez en época más lluviosa sea más bonita, pero en ese momento habían más rocas que agua. La segunda zona es muy bonita, aunque no hay catarata ahí. Es un recorrido a través de riachuelos – pantanos y algo de selva. Es bonito ver la vegetación pero, la verdad, no hay mucho donde rascar.

Zona entre ríos y pantanos que se atraviesa sobre piedras.

Welcome to the jungle

Lo tercero es lo más interesante, que es la propia catarata; la más alta de China (tiene un salto de 78 metros) Lo malo es que si has estado en otras grandes cataratas, no te va impresionar mucho (a menos que seas muy fan de los saltos de agua) Iguazú, por ejemplo, es mucho más espectacular. Lo mejor de Huangguoshu es poder pasar por debajo de la catarata, a través de unas grutas: es muy divertido.

La cascada desde el interior

Estar debajo de una cascada gigante da lugar a hacer el moñas.

La salida te lleva a una zona con puestos de comida y que sirve de parking para taxis y autobuses. Muchos van a Quiyang. Yo tenía mi mochila en Anshun, así que después de comer me monté en otro mini bus. Estos son cuestión de suerte, y hay que esperar a que se llenen. En mi caso fue una media hora. Tuvimos mala suerte porque nos topamos con una manifestación, con un accidente, el revisor paró el minibus porque vio policía en un puente, y como iba gente de más sentada en el suelo, echó a uno con el que estuvo un rato discutiendo y…bueno, yo pensaba que no me daría tiempo de llegar a Quiyang, desde donde tenía que salir hacia Guiling. Pero al final llegué justo a tiempo para subirme al bus de Quiyang y sentarme en el asiento del copiloto.

En definitiva, dí una vuelta terrible para ver unas cataratas que no me entusiasmaron, pero me llevé la sensación de que mereció la pena por la historia de Zhang y los estadounidenses.

Ya en Quiyang, aún tuve que esperar un buen rato al autobús que me llevaríá a Guiling: mi primer bus nocturno en China. Era bastante moderno, aunque no tenía baño (los de Argentina, sí) El autobús tenía tres líneas de literas muy estrechas y pequeñas. Básicamente, tenía que pasar 10 horas tumbado en un espacio en el que a lo largo…¡no cabía! Cada cama tenía su manta y su almohada. Yo tuve que sacar los pies fuera y dormir de lado, lo que llevaba a que los chinos que hacían paseos nocturnos me pisaran más de una vez. Además, como no tenía baño, el autobús iba haciendo paradas, así que no fue una noche de dormir mucho.

Pero todo llega a su fin, y conseguimos amanecer en Guilin donde me subí en el primer autobús para el mejor destino del viaje…¡Yangshuo!

Más China en el índice del viaje.

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply