You are here: Home > Viajando > De Roma a la Costa Amalfitana

De Roma a la Costa Amalfitana

Con los billetes de avión, un coche alquilado, y la reserva de un B&B para dormir la primera noche. Así comienza mi aventura en Iatlia. Lo único que sabia era, que en este viaje quería llegar asta la Costa Amalfitana.

Todo comienza en Roma, solo pensaba quedarme una noche, pero mis planes cambiaron y decidí quedarme una noche más, para poder descubrir y visitar lo más posible. Donde menos me lo esperaba, encontraba un rastro de como nuestros antepasados vivieron en aquel lugar, no podía creer como se habían hecho esas construcciones en aquella época. Fue un viaje mágico de un  regreso al pasado.


Foro Traiano

Con un vacío en el corazón abandono La Ciudad Eterna, para un poco de descanso y playa en la zona de la Latina. Aquí duermo una noche y continuo con mi marcha.

Continuado con mi plan de llegar a la Costa Amalfitana, mi próxima parada es Batterie de Punta Rossa. Para mi una parada obligatoria si estas cerca, y quieres un poco de relax y darte un baño en una piscina natural, también te puedes bañar en mar abierto si se encuentra en calma, puesto que son todo rocas. No te preocupes encontraras un sitio comodo para tomar el sol y disfrutar de las aguas cristalinas.

Después de una mañana de relax ago una parada en la Gaeta, donde directamente me dejo perder por sus calles medievales, sin perderme su castillo mirando al mar. Desde ahí puedes ver unos atardeceres increíbles.

Esa noche la paso en Sessa Aurunca. Un pequeño pueblo en campaña. Perfecto para descansar en la naturaleza y conocer a sus simpáticos lugareños.

Sigo mi marcha y mi proxima parada Napoles. Mi mejor descripción para lo que esta ciudad significó para mi es caótica con un encanto especial, que me atrajo a las pocas horas de poner allímis pies. Sus calles, sus gentes, su comida todo al puro estilo napolitano.  Te recomiendo que te dejes perder por esta caótica ciudad.

Entre Napoles y Sorrento, hice una pequeña parada en el Santuario Basilica S. Maria di Pozzano, donde pude disfrutar de unas vistas increíbles del Vesuvio. Aunque mi gran sorpresa de esta visita, fue encontrarme un cementerio dentro de la Basilica.


El Vesuvio visto desde la Basilica S.Maria di Pozzano.

Próximo stop, Sorrento! Imprescindible parada. Me dí un paseo por este pueblecito de la costa italiana, disfruté de su playa, me bebí un fresquito Limocello, aproveché para hacer unas compras y comer como si no hubiera un mañana. Sin olvidarme de visitar el Vallone dei Mulini, una construcción que sin duda llamará tu atención.

Dejando atrás a Sorrento, llego a mi último destino la Costa Amalfitana. Donde no dudé en quedarme dos noches para poder visitarla con calma. Mi recomendación es recorrer esa carretera en scooter o en coche, para poder parar y disfrutar a tu antojo de las vistas y lugares que encontrarás a lo largo del camino.


Positano

Y para finalizar esta escapada de 9 días, sali directamente de la Costa Amalfitana a Roma. Donde aproveché mi última tarde para hacer unas compras y visitar lo que me quedó pendiente en mis primeros días.

Al día siguiente con una pena gigante, tuve que decir adiós a este increíble país.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply