You are here: Home > Viajando > de bodegas por Oporto

de bodegas por Oporto

El vino de Oporto siempre lo asocie al postre, un tipo de cognac más que un vino, pero no hay nada mejor que una visita a cualquiera de las bodegas de la ciudad para aprender  mucho más alla de la anterior afirmación .

Nosotros visitamos la bodega Calem, una de las más conocidas de Oporto, quizás por su ubicación, pues es la primera que nos encontramos al cruzar el puente Luis I desde Oporto. Cuenta con un pequeño museo propio, para conocer algo más la región del Duero y cómo se produce el vino y después lógicamente se visitan las propias bodegas donde envejecen los vinos, para pasar a una sala bastante grande dispuestas con mesas a modo de moderno bar donde se hacen las catas que hayas selecionado con tu entrada (2 o 3 copas y posibilidad de elegir el tipo de vino).  A la salida, una tienda de vinos y un bar con terraza con unas bonitas vistas junto a la orilla del Duero.

A los Oporto, se les llama vinos fortificados, por su dulzor, pues poco después de que comience su fermentación, al zumo de la uva se le mezcla con aguardiente, lo que corta la fermentación del azúcar de la fruta. Y ojo, que tienen un alto porcentaje de alcohol (rondando los 20 grados)

Los viñedos, a lo largo del valle del Duero y lejos de la ciudad (hay cruceros que parten desde Oporto que permiten visitar esta parte del rio)., están en unas terrazas muy escarpadas, lo que no permite la industrialización del proceso y   han sido usadas con el mismo fin vitícola desde hace más de dos mil años.

Una vez que la uva es recogida, se llevan para su fermentación, a las bodegas que se encuentran justo enfrente de la ciudad, en Vila Nova de Gaia, del otro lado de la Riberia (un paseo por esta animada zona es obligatoria). Es decir, el vino de Oporto ni se produce en Oporto ni los viñedos crecen en Oporto, pero  es desde Oporto que se exporta para el resto del mundo.

Desconocía también que hubiera distintos tipos de vino de Oporto (como he comentado en las visitas a las bodegas suelen ofrecer degustaciones de varios de estos tipos). Tenemos el Ruby, el Tawny e incluso un Oporto Blanco y también vinos más especiales como el LVB o el Vintage.

En la visita que hicimos a las bodegas Calem, una de las opciones era la cata de un vino blanco, un Tawny y un Vintage, que es la que escogimos nosotros.

El vino de oporto blanco está hecho con uvas que no entran en contacto con el mosto, y se fermenta en grandes barriles. Por su dulzura, se divide en blanco secos, medio-secos y dulces. Geniales para aperitivos. Y se ha puesto de moda en los bares, el Porto Tonic, una bebida  que se elabora con Vino de Oporto blanco o rosé y agua tónica, todo ello con hielo, una rodaja de limón y unas hojas de menta.

El Ruby envejece en inmensos barriles entre 8 a 10 años y debido al poco contacto con la madera y por lo tanto, a la baja oxidación, conservan más tiempo sus características iniciales. Su color es más oscuro que los otros y sabe a frutos rojos. En el museo de las bodegas Calem tienen un apartado muy interesante en el museo para observar y entender los distintos colores de los vinos.

El Tawny es un vino hecho de las mismas uvas que el Ruby, pero que envejecen de 2 a 3 años en los barriles de 20mil litros, para luego pasar toneles más pequeños, lo que permite un contacto elevado con la madera y con el aire, por lo que se oxidan y envejecen más rápidamente, obteniendo un color más claro y sabores a frutos secos, nueces, almendras. Mientras más tiempo, más sabor van adquiriendo los vinos Tawny.

Dentro de los vinos de categoría especial, además de los clásicos Reservas, que pasan 7 años de maduración dentro de la madera y luego se embotellan, por lo que no envejecen dentro de la botella y deben mantenerse de pie y una vez abiertos, consumidos  en un plazo menor de 6 meses, están los Vintage. que son envejecidos de dos a tres años y luego son embotellados sin filtrar, por lo que siguen teniendo virutas de la madera de los barriles, lo que les permite seguir madurando dentro de la botella. Esta debe mantenerse en posición horizontal, cuanto más tiempo mejor y nunca menos de 4 años.

Los LBV (Late Bottled Vintage) son producidos a partir de una sola colecta excepcionalmente buena. Envejecen de cuatro a seis años dentro de los barriles, y luego son embotellados, donde continúan su evolución, por lo que se recomienda mantenerlos acostados horizontalmente, pero a diferencia de los Vintage, no se aconseja esperar mucho tiempo para abrirlos. De alguna forma, los LBV vienen a suplir en sabor a los vintages, sin los años de espera.

Los Tawnies envejecidos pasan más de 10 años en los grandes barriles de roble. Son de los más caros.

Todos ellos ideales (a temperatura ambiente) como aperitivo o como postre, acompañando quesos e incluso chocolate negro y frutos secos.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply