You are here: Home > Viajando > COTOPAXI, VOLCÁN MONUMENTAL ANDINO; Por Rosana Saburo

COTOPAXI, VOLCÁN MONUMENTAL ANDINO; Por Rosana Saburo

Era el tercer viaje a Latinoamérica y Ecuador fue el país elegido en esta ocasión, finales de noviembre de 2016.

Comenzaré a lo grande, en lo que me dejó más impresionada, allá por donde miraba, los volcanes sobresalían, bien desde la capital, Quito o de cualquier otro punto o trayecto realizado.

La salida hacia el Parque Nacional Cotopaxi desde Quito distaba a 45 Km, menos de dos horas por la Carretera Panamericana; El recorrido nos llevaría a uno de los volcanes más grandes y activos del planeta,  el Cotopaxi con 5897 m. sobre el nivel del mar.

Este Parque es un destino visitado, popular, en el que se pueden realizar caminatas con distintos niveles de dificultad. Las ascensiones al volcán Cotopaxi son frecuentes.

Desde el S.XIX diferentes expediciones han ascendido al Cotopaxi, con nieves perpetuas, siguiendo otras, a volcanes cercanos como el Cayamba con 5798 m, el Antisana con 5788 m, entre otros conocidos y ubicados actualmente en la Avenida de los Volcanes.

Las subidas se organizan a primera hora de la mañana, asegurando ver el amanecer en la cima, admirando de esta forma el espectáculo natural de unas vistas impresionantes.

Nosotros nos quedamos más abajo de la cima, tras el desvío hacia el Parque, paramos en el Centro de Información, donde el te y caramelos de coca son los protagonistas para asegurarse una buena subida hacia el Cotopaxi.

La subida por carretera de tierra hasta donde los coches tienen  permiso para ascender es lenta, empinándose más en los últimos tramos.

El viento, el frío no impiden admirar a un coloso natural que un año antes, 2015, al de nuestra visita entró en erupción, alarmando así a pueblos vecinos.

Las nubes chocan con la cima del Cotopaxi, otras con nosotros mismos, la tierra pedregosa, ennegrecida, las grietas bajan serpenteando hacia el páramo; Admiramos hacia arriba, imaginando el cráter y a la vez esperamos los mejores instantes para hacer alguna foto cuando la luz dejaba ver la nieve perpetua.

Como un juego natural en el que la naturaleza impone sus reglas, allá arriba todo vale o nada, dejarse llevar por esos momentos tan grandes como el Cotopaxi.

Las vistas son espectaculares, apurando los instantes antes de volver al coche.

La bajada nos lleva a los pies del volcán, a la Laguna de Limpiopungo a 3850 m, otro de los lugares más visitados del Parque Nacional Cotopaxi.

Recorrer la laguna por el sendero, subir algunas colinas, ver caballos salvajes, llamas, algún zorro, patos, aves y si lo permiten las nubes, volver a ver el Cotopaxi desde otra perspectiva.

El lugar parece mágico, como si escondiese historias, lo sobrenatural sobre la naturaleza, quizás.

A estas alturas, tanta vida natural.

Aunque el volcán más alto de Ecuador sea el Chimborazo con sus 6268 m, la silueta del Cotopaxi, con un cono perfecto, es impresionante, asombra, es rotundo y hermoso.

viajarconrosana.wordpress.com

 

 

 

 

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply