You are here: Home > Viajando > Cine clásico con los pies en la arena: proyectaron Casablanca en la playa

Cine clásico con los pies en la arena: proyectaron Casablanca en la playa

Ilsa Lund le pide a Sam que vuelva a tocar su canción. Ella la tararea primero hasta que él accede a interpretarla y empieza a sonar en el piano “As time goes by”. La melodía se confunde con el sonido del mar que está detrás de la pantalla gigante en la que ahora Rick Blaine aparece en escena. Es el reencuentro después de París.

Cine clásico con los pies en la arena: proyectaron Casablanca en la playa

Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, en una escena de Casablanca. (AP)

Un clásico dentro de otro clásico. Casablanca fue la elegida este viernes por la noche para el cine en la playa que cada verano organiza el Viejo Hotel Ostende, un verdadero ícono de la zona frecuentado por escritores, cineastas y otros referentes de la cultura.

Cine clásico con los pies en la arena: proyectaron Casablanca en la playa

Proyectan Casablanca en el balneario del Viejo Hotel de Ostende. Foto: Andres DElia

Es viernes, pasadas las 20. El periodista de Página 12 Martín Pérez da detalles sobre lo que se viene. Habla del contexto de Casablanca, de la Segunda Guerra Mundial, de la historia de amor. Más de 200 personas lo escuchan desde las sillas de plástico blancas del balneario acomodadas sobre la arena. Algunos se ubican dentro de las carpas, buscan un reparo del viento que ya comienza a sentirse.

Cine clásico con los pies en la arena: proyectaron Casablanca en la playa

Proyectan Casablanca en el balneario del Viejo Hotel de Ostende. Foto: Andres DElia

A tal punto es así que pocos minutos antes del arranque la pantalla vuela. “Ya está llegando una nueva, en cinco empezamos”, dicen por un micrófono. Algunos acompañan la espera con mate. Otros aprovechan para acercarse a un sector en el que ofrecen choripanes, papas fritas, gaseosa y vino.

Mirá también

Una vuelta por los faros más célebres del mundo

Oscurece y después de un aplauso grupal arranca la película. Arriba es otro el espectáculo: está despejado y se ven las estrellas. Lo que queda es hundir los pies en la arena, cubrirse del fresco con un pareo y disfrutar de la proyección en blanco y negro con el azul del mar de fondo.

Carlos Ulanovsky, un huésped de lujo del Viejo Hotel Ostende

Cine clásico con los pies en la arena: proyectaron Casablanca en la playa

Carlos Ulanovsky descansa en el Viejo Hotel Ostende. Foto: Andres DElia

No es la primera vez de Carlos Ulanovsky en Ostende ni en el Viejo Hotel. Entre los primeros recuerdos del lugar está una visita que hizo por trabajo, cuando lo mandaron como redactor del semanario Confirmado a cubrir la pretemporada de verano en la Costa. “Íbamos de Mar de Ajó hasta Monte Hermoso”, cuenta Ulanovsky, que se reencontró con estas playas en el 2000. “Para esa época vine con mis nietos”, suma desde una de las salas del Viejo Hotel Ostende, donde ahora pasa unos días de vacaciones junto a su mujer.

Mirá también

El miedo y el amor, un cuento de Ana María Shua

“Esta vez, la idea es descansar y cortar. Estuve caminando bastante, fui a la playa y también me quedé leyendo. Acá no uso el reloj y agarro el teléfono solo un rato a la tarde para controlar que el mundo siga estando en el mismo lugar”, dice.

“En otras oportunidades, sí aproveché el espacio para escribir”, agrega y señala un escritorio de roble que tiene más de 100 años y está ubicado en un rincón del living del hotel como el sitio preferido para darle forma a sus textos.

Destaca la “puesta en valor” que encaró la familia Salpeter y dice que elige el Viejo Hotel porque es un lugar que “invita a la libertad” y en el que, sin proponérselo, se encuentra con amigos del mundo de la cultura, el periodismo y la política.

Let’s block ads! (Why?)

Fuente: Clarin.com – Sociedad

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply