You are here: Home > Viajando > Cinco consejos básicos para usar las tarjetas bancarias en el extranjero

Cinco consejos básicos para usar las tarjetas bancarias en el extranjero

El próximo puente de mayo, las vacaciones de verano e incluso los fines de semana son cada vez más usados por los españoles para realizar viajes al extranjero, más frecuentes y más cortos en los que la tarjeta se convierte en el medio de pago por excelencia.

Entre diciembre de 2013 y noviembre de 2014 los españoles realizaron más de 10,5 millones de desplazamientos, un 2,8% más que en el año anterior. En este año han crecido tanto los viajes internos (2,9%) como los viajes al exterior (1,4%). El empujón principal lo dieron los viajes de ocio realizados en fin de semana —siete de cada diez—, que aumentaron un 18,3%.

Cambian la duración y también las costumbres: si hace años pasábamos por nuestro banco o caja para comprar la moneda del país de destino, ahora la costumbre es llevar menos efectivo y usar más las tarjetas de crédito o de débito. Por todo ello, es importante tener en cuenta distintos consejos que eviten riesgos y nos ayuden a no tener un sobresalto en nuestras vacaciones.

  • No llevar más de dos tarjetas juntas. No es mala idea llevar distintas tarjetas de débito y crédito: en el caso que una de ellas se estropee, la perdamos o suframos un robo, no nos quedaremos sin dinero.
  • Mejor comprar que sacar dinero. Sacar dinero en un cajero en el extranjero es la operación más cara, especialmente fuera de los países de la zona euro, donde la comisión ronda el 4% de la cantidad dispuesta. Por el contrario, comprar es lo más económico, ya que nos cargarán por el tipo de cambio del momento, más barato incluso si hacemos un cambio de moneda en el que el tipo favorece a la casa de cambio. Pero ojo, algunas tarjetas, las menos, sí cobran una pequeña comisión por ese tipo de operación.
  • No perder nunca de vista la tarjeta. Escanear nuestra tarjeta es un uso lamentablemente más común fuera que dentro de nuestro país: no debemos perder el control de nuestro plástico, desde que lo encontramos hasta que firmemos el comprobante o introduzcamos el número de PIN.
  • Tener activado un sistema de alerta por SMS. Muy útil, sobre todo si nuestra tarjeta acaba siendo robada o clonada. Un mensaje de texto que nos avise de cada operación nos ayuda a poder bloquear la tarjeta lo antes posible.
  • Llevar siempre el teléfono de atención de nuestra tarjeta de crédito. Para poder notificar cualquier incidencia, lo normal es que sea un teléfono distinto al de atención al cliente en España.

Todas estas sencillas recomendaciones pueden ayudarnos a que nuestras vacaciones sean lo más placenteras posibles.

Antonio Gallardo (iAhorro)

Fuente: elpais.com

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply