You are here: Home > Viajando > Bath, Inglaterra

Bath, Inglaterra

Bath, ejemplo de la armónica arquitectura georgiana de Inglaterra, es de visita obligada para cualquiera que desee viajar a Gran Bretaña, además de una de las mejores ciudades para pasear del mundo, comenzando por los baños romanos del siglo I, magníficamente conservados, y pasando por parques, terrazas, plazas y culminando en el Royal Crescent, ejemplo de elegancia georgiana. En 1987, Bath fue nombrada Patrimonio de la Humanidad.

Las aguas verdosas de las fuentes cercanas a los Roman Baths, construídos ente 65 y 75 d.C, alimentan estos baños a una temperatura de 46 grados centígrados.

Roman_Baths,_Bath-Inglaterra-viajes-lugares-con-encanto-europa

Junto a estos, se encuentra la elegante Pump Room, del s. XVIII, un lugar ideal para tomar el té o un vaso de estas aguas curativas.

Frente a las termas se eleva la Abbey Church, erigida por el obispo Oliver King en 1499. En la fachada oeste, un grupo de ángeles se encaraman por las escaleras.

Pasando por el Theatre Royal y dejando atrás el Royal Victoria Park llegamos al clásico Royal Crescent. Sus armónicas fachadas fueron construidas en las décadas de 1760 y 1770 por John Wood hijo. El nº1 de Royal Crescent tiene sillas de manos en el vestíbulo, oporto y pipas en el estudio, y una cocina grandiosa bajo la escalera, todo ello para recrear el ambiente de 1770.

Bath-Bridge-Inglaterra-viajes-lugares-con-encanto-Europa

A pocos metros, The Circus, un edifico circular obra maestra de John Wood padre, con un insólito friso e máscaras, follaje, símbolos mágicos, instrumentos musicales y fauna salvaje. Seguidamente, nos encontramos la Assembly Rooms (1772), que contiene una larga pista de bolos iluminada con candelabros del s. XVII y una sala de cartas octogonal con tarima para la orquestra y un salón de té. Aquí se reunían los habitantes de Bath de la época de Jane Austen para jugar, filtrear y bailar. En el sótano está el Museum of Costume, en el que se exhiben desde los encajes negros isabelinos hasta moda ultramoderna.

Finalmente, si cruzamos el Pulteney Bridge, de Robert Adam, −justo sobre una presa que atraviesa el río Avon− y continuamos hasta llegar al North Parade Passage, podemos disfrutar de los famosos bollos de Bath en Sally Lunn´s House.

Ver otras entradas:
Colomar, Francia
Hallstat, Austria

Tags: , , ,

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply