You are here: Home > Viajando > AL MOLINO.

AL MOLINO.

img570157 como objeto inteligente-1

En la casa del pueblo, de la familia de mi abuelo en aquellos años no había agua corriente, por tanto nos abastecíamos para beber de la Fuente de la plaza, pero eso implicaba que tampoco había cuarto de baño,las aguas mayores se iba uno al campo, y las menores, al corral, y lavarte la cara o las manos, yo solía hacerlo en la fuente de Arriba, que quedaba a poca distancia de la casa junto al lavadero. Aquella mañana habíamos madrugado lo bastante para que el sol aun no se viera; y mientras yo estaba sacándome las legañas agachado delante de la pequeña poza de la fuente, al levantar la cara, los primeros rayos de sol me tocaron, una especie de saludo de bienvenida, un buen augurio, ante la jornada que íbamos a comenzar; una sensación de gratitud por aquel instante me invadió, experimentar aquellas percepciones que atesoraría en mi biblioteca secreta, poder echar mano de ellas en caso de necesidad emocional, como una especie de boya a la que acudir en un eventual temporal de sentimientos. La faena que nos habían encomendado a Jose, y a mi era llevar a moler unos sacos de Beza, al molino de Valdelcubo, para alimentar en el invierno próximo a las gallinas y conejos; cargamos los sacos de grano en las dos mulas y el burro, desayunamos pan remojado en achicoria, pues no había café, y nos pusimos en marcha por el camino que pasaba junto a la fuente de la Esteba, donde un par de chopos acunados por la humedad del lugar rompían de algún modo la uniformidad del entorno. ¡¡Que suerte haber madrugado, pues con “La Fresca” tanto los hombres como los animales podían caminar sin agobio ¡¡ El camino hasta la fuente me era muy familiar pues con mi abuelo Placido habíamos paseado por allí en repetidas ocasiones; le tenia especial cariño al sitio recordando las veces que acompañado de mi abuela, lo habían visitado; la marcha con las caballerías cargadas era tranquila y las moscas aun no incordiaban demasiado, pero conforme el sol tomaba fuerza, prometía que tendríamos un día caluroso, al menos al acercarnos a la falda de la sierra aun encontramos lugares a la sombra que nos animaron a llegar a buena hora al Molino; recostado junto al arroyo, amparado por el frescor y la humedad del lugar .Un buen trago de agua fresca fue lo que agradecimos al molinero que nos recibió, mientras el hombre hacia los cambios necesarios para en lugar de moler trigo, trabajar con el grano de Beza, de un tamaño y dureza diferente; una vez que habíamos liberado del peso de los sacos a las mulas, era el momento de almorzar lo que la madre de Jose nos había metido con mucho cuidado y mas cariño, en el zurron, algo de queso, unas tajadas de cecina, algún torrezno, unos tomates, y un buen trozo de hogaza de pan, de la que el mismo molinero horneaba y repartía por las aldeas vecinas una vez a la semana. El murmullo del rio cambio a otro sonido distinto, cuando el hombre abrio la compuerta que desviaba el curso del agua para hacerla pasar por los conductos idóneos que transmitían la fuerza a la vetusta maquinaria que iba a trasformar en harina aquellos granos, lo que supuso que para hablar tuviéramos que levantar la voz pues el ruido era muy evidente mientras durase la molienda del material, que poco a poco fue cayendo a través de la tobera donde nosotros fuimos poniendo los sacos para recoger lo que nos había llevado a vivir aquella experiencia, única en mi caso. Ya bien atadas las sacas las pesamos en aquellas basculas de molinero, para en función de los kilos , pagar el trabajo, bien en dinero en metálico, o mas a menudo entregando unos kilos del producto para el propietario de tan esencial industria; así que ya solo quedaba cargar de nuevo las caballerías, y no demorarse demasiado sobre todo en la primera parte del camino de vuelta que era la mas empinada, pero el calor aun soportable, conforme nos acercábamos al pueblo y al medio día, se estaba expresando con todas sus galas ( cielos blanquecinos ) y sus fuerzas, con tal de conseguir que llegásemos bastante sudados, tanto las bestias como las otras de dos piernas.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply