por Hola Paris

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

COMBO : 3er Piso de la Torre Eiffel + crucero por el Sena http://www.holaparis.com/excursiones-y-tours/turismo/torre-eiffel/combo-tercer-piso-crucero-por-el-sena/ #paris #tours #turismo por Hola Paris

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Tienes que visitar este lugar si viajas a paris de turismo en verano. http://www.holaparis.com/que-hacer-en-paris/tienes-que-visitar-este-lugar-si-viajas-a-paris-de-turismo-en-verano ->> #turismo #viajes #paris #francia por Hola Paris

Recién puesto en HolaParis: Tienes que visitar este lugar si viajas a paris de turismo en verano. http://www.holaparis.com/que-hacer-en-paris/tienes-que-visitar-este-lugar-si-viajas-a-paris-de-turismo-en-verano ->> #turismo #viajes #paris #francia https://www.pinterest.com/pin/33495590958085991
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

¡Más madera, es la Feria!

feria

La consulta sobre la Feria es un éxito político para Espadas y estratégico para el sector turístico. Sólo queda saber cuánto nos costará a los demás.

25.133 SEVILLANOS han decidido con su voto afirmativo modificar el calendario de la Feria de Abril vigente en las últimas décadas, de forma que a partir del año que viene la fiesta durará un día más. Desaparece así la denominada ‘preferia’, una adherencia reciente que implicaba problemas de seguridad en el recinto, que ofrecía una estampa pobre y descuidada de la fiesta sevillana y que, sobre todo, no generaba ingresos en la caja municipal. El alcalde, Juan Espadas, se ha apresurado a registrar la consulta como un éxito de su mandato. Lo hizo ya el primer día, cuando la ‘avalancha’ de votantes colapsó el sistema informático contratado expresamente para la ocasión.

El éxito, sin embargo, es relativo. Al menos, en cuanto a los números. Veamos. Han ejercido su derecho de voto 40.659 ciudadanos, lo que significa un 7 por ciento del censo de esta consulta, que incluía a los mayores de 16 años. Sólo por establecer un contexto, habrá que recordar que las elecciones con menor porcentaje de votantes en Sevilla capital fueron las europeas celebradas en junio de 2004, en las que ejerció su derecho el 41,9 por ciento del censo. Es decir, cinco veces más. Y eso que esta consulta se ha celebrado durante cinco días, se podía votar presencial y telemáticamente y la cuestión de fondo, la Feria, era sustancialmente más atractiva para el debate ciudadano que, digamos, la PAC o el Tratado de Libre Comercio. O sea, que la avalancha no fue tal, y que el Ayuntamiento, como mínimo, debería revisar el contrato con la empresa que elaboró el dispositivo informático, por si aún pudiera recuperar parte de los cerca de 30.000 euros que costó.

Lo que no se puede negar a Juan Espadas es el éxito político de su particular ‘derecho a decidir’. Desde que empezó el lunes, las televisiones de toda España estuvieron pendientes de la consulta y le reservaron espacio en sus informativos. El viernes, el Telediario de TVE dio el resultado casi en directo. Es cierto que su contenido, la ampliación de una fiesta local y la implantación de un día festivo, ha podido incidir en la imagen tópica de la ciudad, pero hace tiempo que, en ese aspecto, aquí perdimos la vergüenza. Dense una vuelta por el pabellón de Sevilla en Fitur cualquier año de éstos y se darán cuenta.

El resultado, además, refuerza la apuesta de Espadas por hacer del turismo el baluarte económico de su paso por la Alcaldía. Habrá un día más de Feria pero, sobre todo, la fiesta incluirá dos fines de semana, una modificación que parece diseñada al dictado de los intereses de hoteleros y hosteleros. ‘¡Más madera, es la Feria!’, se oye gritar a Espadas, convertido en maquinista de la enloquecida locomotora del turismo.

No es su primer paso en este terreno. Sólo unas semanas después de llegar al cargo, Espadas ya rompió media docena de tabúes (el de la colaboración entre alcaldes de diferente partido y el de la eterna rivalidad Málaga-Sevilla, por ejemplo) con tal de intentar aprovechar el caudal de visitantes que supone el aeropuerto Pablo Picasso. Propuso también ofrecer pases de las casetas de la Feria a turistas VIP, y su anunciada política de control de los veladores se ha quedado, de momento y para tranquilidad de los hosteleros que invaden por la cara el espacio público, en más ruido que nueces.

Todo esto no le va a salir gratis al sector, claro. Después de un año largo endulzándole los oídos a los empresarios turísticos con medidas que, en realidad, o son gratis (el eje andaluz) o tienen retorno para las arcas públicas (la prolongación de la Feria), el gobierno Espadas pasa el platillo. En sólo una semana, se ha filtrado su intención de implantar un impuesto a los turistas y de subir considerablemente las tarifas del Alcázar, en lo que, además, supone una invitación para que otros monumentos sevillanos (la Catedral o los palacios privados) hagan lo mismo.

Pero volvamos a la consulta, que el Ayuntamiento ha presentado como el inicio de un proceso para impulsar la participación directa de los ciudadanos en la gestión municipal. Nada que objetar. Que te consulten antes de tomar una determinación está bien. Con un límite, claro. Una ciudad o un país no es, afortunadamente, una comunidad de vecinos, en la que una mayoría puede negarse a instalar el ascensor que necesita imperiosamente el de la silla de ruedas del tercero. Elegir a un político es, también, situarle encima de un taburete para que pueda ver lo que se nos viene encima antes que los demás y tomar decisiones a tiempo. Les votamos para que decidan y, también en cierta medida, para que se equivoquen, en la esperanza de que se equivocarán menos que otros y, desde luego, menos que si las decisiones las tomáramos en asamblea.

El efecto de esa participación ciudadana es, además, engañoso. Espadas convoca una consulta en la que de antemano todos sabemos que la probabilidad de que gane la opción que él defiende es muy alta. ¿Lo haría también sobre cuestiones más controvertidas de su gestión, como la subida de impuestos? Ahí no, claro. Con las cosas de comer no se juega. Su gobierno ofrece, además, la información justita sobre las consecuencias de prolongar o no la Feria. ¿A alguien le han explicado cuánto repercutirá el Ayuntamiento en los propietarios de casetas por el incremento de costes de policía local, bomberos o limpieza? ¿O cuánto les supondrá a éstos el coste de seguridad privada, agua y luz para prolongar una fiesta que ya venía ofreciendo síntomas de ser demasiado larga para el bolsillo de los sevillanos?

Votar es estupendo. Votar que la fiesta del pueblo dure un día más, mejor aún. Sobre todo si no se tiene conciencia del coste que supone o si piensas que no serás tú quien lo pague. Más complicado va a ser justificar por qué no votamos sobre otras decisiones menos folclóricas. No le encargo nada hacer entrar en razón a los independentistas catalanes sobre por qué toda España da palmas al vernos decidir sobre un asunto relativamente banal como éste y a ellos los imputa la Justicia por querer hacer lo mismo con otro mucho más trascendente.

Tw: @FcoJavierRecio
e-mail: reciogarcia@yahoo.es

Créditos de la fotografía: Juan Espadas, en el alumbrado de la Feria de 2016. / Fuente: sevilladirecto.com

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS